De vuelta a clases

¿Has pensado en lo valioso que son tus días de clases? ¡Quizás es difícil de evaluarlo cuando vas al mismo lugar, cinco días a la semana!

Escrito por Nick Jacobs
De vuelta a clases

El volver a clases normalmente trae consigo varios tipos de sentimientos, como los de volver a pensar en las tareas y el estrés, pero también esas seguras y cómodas rutinas junto con la alegría de volver a  reencontrarse con los amigos otra vez.

¿Has pensado en lo valioso que son tus días de clases? ¡Quizás es difícil saber cuando vas al mismo lugar, con las mismas personas, cinco días a la semana! En la escuela no solo recibes educación y aprendizaje en lo académico, sino que también aprendes habilidades para la vida.

Aprendes a tomar decisiones, socializarte, ver que es lo correcto, y a distinguir entre lo bueno y lo malo. También descubres tus habilidades, y lo que te gusta hacer. Te vuelves independiente, y aprendes cómo invertir el dinero de una manera razonable. Quizás aprendes a valerte por ti mismo, o por alguien más. La educación que recibes, te hace capaz de enfrentar la vida.

La escuela también es una oportunidad para aprender a conocer a Dios. Todos los días cada uno de nosotros es tentado a pecar. Tentaciones, si pensamos en ellas, vemos que son realmente sola una elección – quizás no se siente como tal, ¡quizás se siente solo como varios tipos de sentimientos! Sin embargo, cuando pensamos en lo que hemos sido tentados, nos damos cuenta que fue un momento donde podría haber elegido ceder o resistir. Teníamos una elección.

Dios está contigo

En el momento de tentación es justamente cuando necesitamos el poder y la ayuda de Dios para decir “no.” Un versículo que es perfecto para cuando estamos en la escuela está en 2 Crónicas 16:9, “Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él.” ¡Piensa en esto! Dios te ve entre millones de personas, y cuando anhelas hacer lo correcto, cuando eliges no cometer pecado, Él está ahí dispuesto a darte toda la fuerza que necesitas para vencer la tentación.

Cuanto más experimentas esto, más recibes del sabor de la victoria, y más aprendes a conocer a Dios. Verás que Él siempre está allí cuando lo necesitas y si eliges decir “no” a las tentaciones. Él siempre está a dispuesto a ayudarte con tu elección. Conocer a Dios de esta manera es la lección más valiosa que puedes aprender aquí en la tierra. Esto te prepara para el resto de la vida y te dará un fundamento firme e inconmovible.

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.