¡Un mensaje motivacional para todos los que estén luchando para recibir victoria sobre el pecado!

¡Un mensaje motivacional para todos los que estén luchando para recibir victoria sobre el pecado!

Tú que estás en medio de las batallas de la vida y aún no has recibido una completa victoria, a ti te digo: ¡Vas a tener éxito!

Tú que estás en medio de las batallas de la vida y aún no has recibido una completa victoria, a ti te digo: ¡Vas a tener éxito! Quizá tienes muchas experiencias en las que las cosas salieron mal; volviste a caer en pecado y parece que no estás avanzando. Lo has intentado todo, pero nada funciona. Después de escuchar la palabra de Dios hablada con poder y Espíritu, recibes algo de esperanza cada vez, pero se desvanece cuando los sentimientos te abandonan en la las situaciones de la vida diaria. Las cosas han ido de arriba a abajo durante mucho, pero mucho tiempo, así que piensas que seguramente las cosas van a seguir así en el futuro. ¡Todo por lo que has pasado indica que nunca conseguirás terminar con el pecado!

La fe es la clave

En una canción está escrito: "¡Déjalo entrar! La fe desecha el pasado; por eso ya no dudes más y termina con la incredulidad." 

En el cancionero Caminos del Señor #412, la estrofa nr. 3 dice: "¡La fe viva habla solo del día de hoy, y olvida ciertamente lo de atrás!"

La fe va completamente en contra del entendimiento humano. La fe no tiene "lógica" para nuestro intelecto humano, pero es por eso que se llama fe. La fe significa aferrarse y mantenerse firme a la palabra de Dios, pero al mismo sordo y ciego a todo pensamiento de incredulidad. La fe es muro muy alto que separa las viejas experiencias con el presente.

La fe significa asirse y aferrarse a la palabra de Dios de forma insistente y firme/tenaz, pero al mismo tiempo es no escuchar y ser ciego a todo pensamiento de incredulidad.

Seguramente ya has intentado antes aferrarte a la fe, y tal vez no conseguiste lograrlo. Pero, ¡aférrate a la fe una y otra vez! Tienes que aferrarte a la fe de todos los días; olvida lo que queda atrás, y lucha para obtener la victoria el día de hoy. ¡Aférrate a la fe! ¡Aférrate! ¡Aférrate a la fe! ¡Resiste! ¡Nunca hagas caso a las preocupaciones del mañana! Si te aferras a esto, pronto llegará el día en que mires hacia atrás y descubras que estás viviendo una vida de victoria y que se ha vuelto más fácil y natural ser victorioso cada día. 

No hay razón para rendirse

Pero, ¿qué pasa si luego de asirme de la fe tengo un mal día y vuelvo a caer? ¿Está ya todo perdido? ¿Ha sido todo en vano? ¿He vuelto a vivir en pecado? ¿Tengo ahora motivos para desanimarme y rendirme? No. Cree en el perdón de los pecados. No te quedes abajo ni un solo segundo, más bien levántate rápidamente, echa mano de la fe otra vez, y aférrate a ella. Dios no nos dio el espíritu de desanimo, ¡así que nunca tienes que tener ese espíritu! Usa tu caída como una razón para odiar aún más el pecado – ¡para prepararte mejor para la próxima vez! Es muy natural caer para alguien que está aprendiendo a caminar.

Es por eso que es muy importante nunca rendirse. ¡Vas a tener éxito!

Este artículo fue traducido del noruego y publicado por primera vez con el título "¡Vas a tener éxito!" en la edición de Skjulte Skatter (Tesoros Escondidos) en Junio/Julio de 2021.
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag | ActiveChristianity

Esta publicación está disponible en

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.