Desánimo: Las armas que necesitas para combatirlo

A veces en nuestras vidas podemos ser tentados a desanimarnos. ¡Pero con los siguientes versículos como armas nunca jamás tendremos que ceder al desánimo!

Escrito por Martha Evangelisti
Desánimo: Las armas que necesitas para combatirlo

El desánimo es algo que todos enfrentamos en nuestra vida cristiana. Es un “enemigo” que puede dificultar nuestro progreso y robar nuestra paz, esperanza y alegría. Pero también es un enemigo que podemos vencer si entendemos y practicamos las verdades de la Palabra de Dios. Hay versículos en la Biblia para combatir el desánimo – ¡solo tenemos que creerlos!  

Imagina que un soldado es llamado al campo de batalla y mientras se prepara le vienen pensamientos de duda, miedo e incertidumbre: “No soy un soldado lo suficientemente bueno”, “ya he sido derrotado antes, así que esto podría salir mal”, “nadie se preocupa realmente por mí”, “el resultado o lo que vaya a pasar verdaderamente no importa”, “es mucho sacrificio”, “son muchísimos enemigos”, “su ejército es demasiado fuerte.”

Podrían pasar 2 cosas:  

  • El soldado se va desgastar pensando en todo esto y su confianza comienza a decaer. Él dice: “no soy lo suficientemente bueno” y está de acuerdo. Luego dice: “Esto no va terminar bien para mí” y lo cree. Continua: “Seguramente voy a perder en la batalla”, la duda y el miedo lo paralizan y ni siquiera se molesta en tomar sus armas. Por ende, no tiene el coraje o la fuerza para poner un pie en el campo de batalla.  

O

  • El soldado se ha preparado para esto; ya sabe que hacer así que toma su espada y dice: “tengo un Capitán, en quien confío y sé que Él me va cuidar y me ayudará en la batalla.” Luego recoge su escudo y proclama: “mi Capitán ya ha derrotado a este mismo enemigo, entonces yo también puedo hacerlo”; “yo sé que el enemigo es fuerte, pero nuestro ejército es mucho más poderoso”; “esta batalla es crucial, pues la recompensa es grande”; “¡vamos a ganar!”

Versos de la Biblia para el desánimo – las armas que necesitas para combatirlo 

Se necesita esfuerzo, persistencia y valor para vencer sobre el desánimo. Sé un buen soldado y solo cree en la voz de la esperanza. ¡Esfuérzate y sé valiente! Pon tu confianza en Jesús, nuestro victorioso Capitán que ha preparado el camino.

Prepárate con estas armas de la luz en la Palabra de Dios, ellas están llenas de verdad, fe y claridad.

¿Te oprimen los pecados de tu pasado? 

Cuando sinceramente pides perdón, Dios arroja tu pecado en el mar, como dice en los versículos a continuación. Y si Dios los ha arrojado, ¡tú también puedes hacerlo! 

  • Miqueas 7:19: “El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.” 
  • 1 Juan 1:9: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 
  • Filipenses 3:13: “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante.” 

¿Caíste en pecado? 

Arrepiéntete, cobra ánimo y sigue luchando para hacer lo bueno. No cedas a la duda y a las acusaciones de que “a ti no te irá bien” todo eso proviene de Satanás. Jesús nunca nos dejará de lado y ora por nosotros al Padre que te ama incondicionalmente. Estos versículos lo demuestran:  

  • Proverbios 24:16: “Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; mas los impíos caerán en el mal.” 
  • 1 Juan 2:1: “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.” 
  • Romanos 8:33-34: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. 
  • 1 Pedro 2:20: “Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios.” 
  • Santiago 4:7: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.” 

¿A quién le crees? 

Satanás viene con pensamientos negativos, de desánimo y de acusación para hurtar, matar y destruir tu esperanza y tu fe. Y por la otra parte Dios viene con ánimo, ayuda, consuelo, fe y esperanza.

  • Jeremías 29:11: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.” 
  • 2 Timoteo 1:7: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 

¿El camino parece demasiado duro y el progreso demasiado lento? 

¡No te rindas! El camino de salvación requiere fe y paciencia. ¡Cada vez que seas tentado a desanimarte deja que estos versículos te alienten! 

  • Hebreos 10:23: “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.” 
  • 2 Timoteo 2:3: “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.” 
  • Hebreos 10:35-36: No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.” 
  • Hebreos 12:3: “Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.” 

¿Estás escuchando, viendo o leyendo cosas que roban la esperanza? 

  • Efesios 5:11: “Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas.” 
  • Jeremías 2:13: “Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.” 

¿Te estás tomando el tiempo para fortalecer tu fe?

  • Efesios 6:13: “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.” 
  • Romanos 10:17: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” 
  • Judas 1:20: “Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo.” 
  • Hebreos 12:12: “Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas.”

¿Has alguna vez experimentado el castigo de Dios?

Dios se preocupa por ti y tiene un plan de salvación para tu vidaQuiere salvarte del pecado y darte más de sus gloriosas virtudes. ¡Su castigo es una prueba de amor por ti! 

  • Hebreos 12:5-6Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él. Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo.” 
  • 1 Pedro 5:6-7“Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

¿Los sentimientos negativos hacen que las cosas sean oscuras y poco claras? 

Nuestras emociones pueden ser inestables, pero la Palabra de Dios es una verdadera roca. Es posible mantener nuestro espíritu por encima del desánimo, incluso cuando los sentimientos físicos y emocionales están por los suelos.

  • Salmos 61:2: “Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare. Llévame a la roca que es más alta que yo.” 
  • 1 Juan 3:20: “Pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. 
  • Isaías 40:31: “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.”


Inspirado en un estudio bíblico de BCC Urbana y un artículo titulado “Desanimo” escrito por Elias Aslaksen (publicado por primera vez en noruego por Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag).

 

Quizá te interese leer más en los artículos en la parte de abajo:  

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

El evangelio de Dios

Escrito por Sigurd Bratlie

La gracia significa que todo mi pecado es perdonado cuando lo confieso. Pero también significa que recibimos poder para obedecer la verdad con la cual vino Jesús. En este libro escribe Sigurd Bratlie acerca de esto, y nos muestra que el verdadero evangelio de Dios es la obediencia a la fe.