Ir al contenido

¿Qué tipo de usuario eres en las redes sociales?

¿Egoísta o uno que bendice?

Copia y pega el título de este artículo en Google y encontrarás una gran cantidad de personalidades entre los usuarios de las redes sociales, incluyendo “el creador”, “el crítico”, “el recolector”, “el networker”, “el espectador”, “el inactivo”, etc… Pero yo, personalmente prefiero agruparlos en dos tipos – el egoísta y el que bendice.

¿Egoísta o que bendice?

Cada día, independiente de dónde estés, tus pensamientos, palabras y acciones son motivados ya sea por tu propio ego y capacidad de afirmar las cosas por ti mismo, o bien por el deseo de servir y bendecir. Lo mismo se aplica al usar las redes sociales.

¿Qué tipo de usuario eres tú en las redes sociales? ¿Tu estado de ánimo depende del número de “likes” y comentarios que recibes? ¿Estás constantemente tratanto de llamar más la atención; te sientes vacío e insatisfecho? Tómate un minuto y piensa en lo que está motivándote.

Cuando utilizas las redes sociales y eres un usuario gobernado por su ego, por el “yo, mí y mío”, rápidamente te conviertes en alguien que está atrapado en un laberinto de descontento, orgullo, ansiedad, superficialidad y egocentrismo. Da lo mismo si estás online o desconectado. Eres inestable, y tu felicidad pasa a depender de cómo te ves a ti mismo en comparación con los demás, o bien de cómo los demás hablan de ti o cómo te tratan.

Te siente vació.

Afortunadamente, hay un camino para salir de este laberinto de egocentrismo.

Encuentra oportunidades para bendecir

“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo.” Filipenses 2:3.

Solamente piensa cómo el obedecer a esta poderosa exhortación puede cambiar tus acciones, ¡e incluso tus patrones de pensamiento! Piensa, qué fantástico es poder tener éste versículo como tu objetivo y guía todos los días – ¡ya sea navegando en Internet o no! Allí donde antes estabas ocupado publicando la mejor “selfie”, o esperando comentarios y “likes”, o bien chateando con tus amigos superficialmente – incluso quizás ocupándote de difundir rumores sobre los demás para dar una mejor imagen, ahora estás en busca de oportunidades para bendecir.

Las redes sociales – una herramienta poderosa

En lugar que tu propia imagen y felicidad sean controladas por lo que experimentas en las redes sociales, las redes sociales se convertirán en una herramienta poderosa. Te olvidarás de ti mismo y de lo que los demás piensan sobre ti y encontrarás formas de levantar el ánimo a los demás. En lugar de tener envidia por la publicación de los otros, de su última compra o vacaciones, o cualquier otra cosa que normalmente envidiarlos, ¡te gozarás con los que se gozan! Allí donde alguna vez te irritaste o bien fuiste indiferente con alguien que no lo estaba pasando bien, ¡ahora oras por él y buscas una forma de bendecirlo! Le envías mensajes para motivarlo en lugar de murmurar. Le envías tus saludos en el día de su cumpleaños. Escribes comentarios positivos. Cosas simples y pequeñas como estas pueden tener un impacto enorme.

La elección es tuya

Por naturaleza somos egoístas, y no está en nuestra naturaleza bendecir, amar y estimar a los demás como superiores a nosotros mismos. Nuestro propio ego, nuestra naturaleza pecaminosa debe ser siempre crucificada con Cristo. (Gálatas 2:20) Pero esto es algo que a través de una fe consciente puedes decidirte hacer, y Dios está listo, Él sólo quiere ayudarte cada vez que seas tentado ¡y bendecirte!

¿Qué tipo de usuario eres tú en las redes sociales? ¡Es tu elección! Elige ser “uno que bendice”, y rápidamente encontrarás formas de bendecir – ¡tanto en redes sociales como en la vida cotidiana!

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

Cristo manifestado en la carne

Por causa de nosotros Jesús llevó nuestro pecado en su carne, para que todo pecado fuera condenado allí. ¡Él lo quiso así y Él lo hizo así! El significado que esto tiene para nosotros es inconmensurable. Lee más sobre lo que esto significa para todos aquellos que realmente creen en Cristo Jesús como el Hijo de Dios y el Hijo del Hombre.

Síguenos