Ir al contenido

¿Qué significa creer en Dios?

Creer en Dios es creer que le hay, y que Su Palabra es verdadera. Eso por supuesto, tiene un significado para la vida cotidiana...
What does it mean to believe in God?

Creer en Dios significa vivir conforme Su Palabra

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Hebreos 11:6.

Si uno cree esto, estará en reposo. Creer no significa que uno sienta o entienda que sea así. Creer significa que uno construye y orienta su vida en la Palabra de Dios, confiando que Él me guiará y recompensará, porque así lo ha dicho.

Creer en Dios significa agradarle solamente a Él

“Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios.” Efesios 6:5-7.

Creer significa orientar su vida conforme a esta Palabra. El que quiere agradar a los hombres jamás tendrá reposo; pero si uno cree que Dios es galardonador de los que le buscan, entonces estará en reposo. “Sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor …” Efesios 6:8. En otras palabras, a nosotros, los que creemos, no nos importa lo que hagan los hombres. El bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor. Eso debería ser suficiente para nosotros que creemos en Dios.

Creer en Dios significa vivir delante de Su rostro en lo oculto

“Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse.” Mateo 10:26.

“Pero los que hemos creído entramos en el reposo.” Hebreos 4:3. Si uno realmente cree que Dios existe, y que no hay nada oculto que no haya de ser manifestado; entonces uno será guardado de todo mal, al cual podemos ser tentados. Viviendo así no será difícil hacer lo que es bueno en lo oculto.

Vive delante del rostro de Dios. No exigas o esperes nada de los hombres. De eso solamente surgen decepciones y pleitos. Vive para Dios y: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7.

Esta es la Palabra de Dios. Tener fe significa orientar su vida conforme a Su Palabra, creyendo que le hay y que es galardonador de los que le buscan.

Cuando una persona sale del amor y critica a su prójimo, es porque no cree. El amor de la mayoría se enfría cuando se multiplica la maldad. (Mateo 24:12) Y la fe en de que Dios recompensa a los que le buscan, falla. Ya no creen en que todas las cosas les sirven para bien a los que le aman, o que el bien que cada uno hiciere, será recompensado por el Señor. Solamente aquellos que son edificados en la fe pueden ser guardados en el amor. Uno no puede estar preparado para la venida de Jesús sin ser guardado en amor.

Uno no está preparado para la venida de Jesús si no persevera en amor. Para todos aquellos que creen, las tribulaciones serán momentáneas y leves, y producirán en ellos un cada vez más excelente y eterno peso de gloria. (2 Corintios 4:17)
Solo así uno está preparado.

El artículo fue publicado por primera vez con el título “Creer que Dios existe” en diciembre del 1963 en la revista de BCC “Skjulte Skatter” (“Tesoros Escondidos”) en Diciembre de 1963.
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag

Para leer más acerca de la fe, visita nuestra página de tópicos.

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

El nuevo pacto y el misterio de la iniquidad

El Nuevo Pacto es un pacto personal que hacemos con Dios, donde nos comprometemos a obedecer toda su voluntad y a cambio Él se compromete a armarnos con todo lo que necesitamos para lograrlo. El misterio de la iniquidad es que la mayoría de las personas han intentado minimizar esta parte de la gracia que Jesús nos entregó y, a cambio, han convertido la gracia de Dios en una licencia para pecar.

Síguenos