Ir al contenido

¿Qué es el pecado?

¿Qué es el pecado – el pecado original, las obras del cuerpo, pecado en la carne? ¿Cuál es la diferencia entre tener pecado y hacer pecado?
What is sin? To have sin, to commit sin, original sin, sin nature, temptation

Conforme a lo que está escrito en la Palabra de Dios, el pecado es el que nos separa hombre de Él, y la paga del pecado es la muerte. Pero, ¿qué es el pecado en realidad? Y ¿cómo sabes cuando has cometido pecado?

¿Qué es el pecado? Saber lo que es pecado – saber lo que esta mal

El pecado es la transgresión o desobediencia a las leyes de Dios. (1 Juan 3:14)

Dios ha escrito Su ley moral en el corazón de cada ser humano (Romanos 1:20) y cuando somos tentados a pecar, la  conciencia se percata inmediatamente de que hay peligro. Tu conciencia (o tu entendimiento entre lo bueno y lo malo) te advierte cuando estas a punto de transgredir la voluntad de Dios y te recuerda los pecados que  has cometido. La conciencia esta destinada a ser de ayuda para evitar que cometas pecado.

Tu conciencia sabe distinguir entre el bien y el mal, así que cualquier transgresión que es aprobada por tu conciencia, se considera pecado. Sin embargo, tu comprensión es limitada y tal vez tu conciencia no se asemeja a la perfecta voluntad de Dios, ya que puede ser fácilmente influenciada por factores externos, tales como las normas de la sociedad y tu educación personal. Cuando empiezas a servir y obedecer a Dios, El te enviará su Espíritu Santo para guiarte a su perfecta voluntad. El Espíritu puede iluminarte en áreas donde tu conciencia no puede, así tu entendimiento viene a ser cada vez más parecido a la voluntad de Dios.

La caída- el pecado entra al mundo

Para entender el concepto de “pecado” es importante entender su origen. El pecado entró al mundo cuando Adán y Eva creyeron en la mentira de Satanás y desobedecieron a Dios. Ellos hicieron su propia voluntad en vez de la de Dios, y comieron del árbol del conocimiento del bien y el mal. Su conciencia despertó y se dieron cuenta de que estaba bien y que estaba mal, y sabían que habían pecado. Por ese acto de desobediencia, su naturaleza humana fue corrompida y recibieron una naturaleza pecaminosa, o una carne pecaminosa.

Pecado en la carne- Tener pecado

Toda la descendencia de Adán y Eva ha heredado pecado en la carne – no culpa, sino una tendencia o inclinación a seguir su propia voluntad en lugar de seguir la de Dios. Pablo escribe en Romanos 7:18, “Porque yo se que en mi (en mi carne) no mora nada bueno.” Aquí el describe su tendencia de pecado, la que ha heredado. La Biblia hace mención de varias expresiones para describir esta tendencia: el pecado en la carne, el cuerpo de pecado, la ley del pecado, los deseos, la codicia etc. También se le conoce como “naturaleza pecaminosa” o “pecado original.”

Juan escribe: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no esta en nosotros.” 1 Juan 1:8. El pecado que mora en ti es este pecado en la carne – pasiones y deseos – este es el pecado que has heredado. Esto no es error tuyo: es algo con lo que has nacido, y no lleva consigo culpa. Cada vez que eres tentado experimentas esta tendencia. “Sino que cada uno es tentado cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido”. Santiago 1:14.

Sin embargo, hay una gran diferencia entre tener pecado (el cual es ser atraído por tus pasiones y deseos) y hacer pecado.

¿Cuándo has cometido pecado?

Santiago continua escribiendo: “Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.” Santiago 1:15. Con esto entendemos que la tentación no se convierte en pecado mientras esta no haya efectuado una concepción. Esta concepción se lleva a cabo cuando conscientemente estás de acuerdo con tus deseos. El resultado es que cometes pecado, ya sea en pensamiento, palabra u obra. Este es el pecado por el cual eres responsable; ahora eres culpable. Es posible recibir perdón por ese pecado si te arrepientes de todo corazón. Pero después de tal arrepentimiento, la intención es que no vuelvas a cometer pecado.

Lee más en los siguientes artículos: “Tener pecado-hacer pecado”,“Cuál es la diferencia entre tentación y pecado?”

Pecado inconsciente – obras del cuerpo

Esta claro que puedes actuar, hablar o pensar en contra de la voluntad de Dios, sin estar consciente de ello en ese momento. La biblia le llama a estos actos “obras del cuerpo”, y estar cautivo a la ley del pecado que está en tus miembros (lee más acerca de esto en Romanos 7 y 8). Debido a que estas inclinaciones nunca pasaron a través de tu conciencia, no hay castigo por esa obra del cuerpo. Dios no te condenará por un pecado del cual no estás conciente. Sin embargo, estas acciones pueden venir a tu mente posteriormente y tienes que lidiar con ellas. Es decir, deben ser juzgadas y rechazadas por tu mente, debes hacer morir las obras de la carne por medio del Espíritu. (Romanos 8:13)

¡Nadie tiene pecar!

Aunque en tu carne mora el pecado, no necesitas hacerlo ni practicarlo. Cuando eres tentado a pecar, puedes optar por no hacerlo. Puedes elegir en hacer la voluntad de Dios en vez de estar de acuerdo con tus propios deseos y concupiscencias.

¡Este entendimiento abre una puerta a una vida increíble! Realmente es posible tener siempre una conciencia pura. ¡Realmente es posible vivir una vida siempre agradando a Dios! ¡Realmente es posible vencer el pecado y la muerte y ser partícipe de la naturaleza divina y la vida eterna! (2 Pedro 1: 2-4).

¿Qué es el pecado? Puede ser algo díficil respoder a esta pregunta. Puedes leer más acerca de este tema al darle click al siguiente link: Pecado.Y algo aún más importante como vencer sobre el pecado para seguir a Jesús y como luchar contra el pecado.

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

Estoy crucificado con Cristo

Este libro está basado en lo que Pablo escribe en Gálatas 2,19-20: «Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.» Aquí Elías Aslaksen explica lo que esto significa, y cómo el lector puede tener el mismo testimonio que Pablo en su propia vida.

Síguenos