¡PUEDES vivir una vida en abundancia!

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.” Mateos 5:6.

Escrito por Helen Simons
¡PUEDES vivir una vida en abundancia!

Recuerdo que cuando era joven, a menudo oraba: “Dios, ayúdame a hacer lo correcto, ayúdame a decir lo que es correcto, ayúdame a pensar lo que es correcto”, es decir, lo que era correcto o justo a los ojos de Dios. ¡Fallé miserablemente en todos esos puntos! Le había dado a Dios mi corazón y realmente quería vivir para Él y servirle. Sabía que la vida cristiana debería ser una “vida en abundancia”, como Jesús prometió en Juan 10:10, pero me sentí muy lejos de esa vida.

¿No sabes cómo?

Nunca debemos rendirnos si tenemos un sincero y urgente deseo de vivir para Dios y agradarle, pero no sabemos cómo. Jesús dijo: “Bienaventurados (afortunados y felices) aquellos que tienen hambre y sed de justicia…” Tal como lo prometió, Él nos llenará y nos mostrará el camino hacia una vida recta, una vida abundante. Todas las respuestas están en la Biblia, por supuesto, pero necesitamos la ayuda de Dios para encontrarlas.

El ejemplo de Jesús

Estoy muy agradecida de que Dios me condujera como una joven cristiana, entre personas que me demostraron que no solo Jesús fue mi Redentor, el que expió mis pecados, sino que también fue mi Salvador del poder del pecado, el pecado que encontré en mi propia naturaleza Él fue mi ejemplo, y dejo huellas que puedo seguir. Como dice en 1 Pedro 2: 21-22, “Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca.”

Así que Jesús hizo lo correcto y hablo lo que era correcto, y sabemos que solo pensó lo correcto porque “el amor no guarda rencor” (1 Corintios 13: 5). Lo hizo en un cuerpo, como el tuyo y el mío – a través del ¡Poder del Espíritu Santo! ¡Qué esperanza y promesa de que puedo llegar a la misma vida que Él, al seguir sus pasos – con la ayuda del mismo Espíritu Santo!

¿Qué significa seguir a Jesús?

Es muy fácil decir que soy un “seguidor de Jesús”, en el sentido de que me he fusionado con la “Sociedad Cristiana”, en lugar de ser un ateo o seguir otra religión. Pero “seguir a Jesús” es seguir sus pasos, como Pedro los describe. Sus pasos conducen a su vida, una vida feliz, plena y maravillosa donde puedo crecer en sus virtudes y rasgos, o como Pablo lo describe en Gal. 5, 22-23, “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” En otras palabras, ¡no hay límite en la cantidad de estas cosas buenas que puedo obtener y crecer! Esta es, verdaderamente, una abundante y satisfactoria vida.

¡Cuanto más experimento de esta buena y bendita vida, mayor es mi hambre y sed por esta! Y sabemos que Dios no hace acepción de personas (Hechos 10:34). El camino está abierto para todos los que tienen hambre y sed, cree en las palabras de Jesús y elige seguir Sus pasos.

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.