Ir al contenido

“¡Hágase tu voluntad!”

Las palabras de Jesús, tanto cuando vino al mundo como cuando lo dejó, fueron: "¡No se haga mi voluntad, sino la tuya!" Esta es la clave para la unidad – con Dios y con los hombres.
Your will be done! Hebrews 10:7-9

¡Hágase tu voluntad! – Agradando a Dios

Está escrito en un poema: “Por el poder de la Palabra: ‘¡Hágase tu voluntad!’ Ante Él los poderes del infierno están de rodillas.” De esto se trata la voluntad de Dios.

Si nos aferramos de todo corazón a estas palabras “¡Hágase tu voluntad!” entonces nos volvemos invencibles en todo tipo de tentaciones, pruebas y adversidades. Es difícil encontrar palabras más fuertes y liberadoras que estas: “¡Hágase tu voluntad!” A través de estas palabras triunfamos sobre todos los poderes malvados y encontramos en todo tiempo reposo y consuelo. 

En esta voluntad el Padre y el Hijo fueron perfeccionados como uno, y solo en esta voluntad podemos llegar a ser perfeccionados como uno. No hay otro camino a la unidad.

Dios no estaba complacido con los sacrificios de animales, sino que en un cuerpo que hiciera su voluntad. “He aquí que vengo, oh Dios, para
hacer tu voluntad.” Hebreos 10:7-9. A través de esta voluntad somos santificados de una vez por todas, es decir, apartados y separados en nuestro espíritu de todo lo que no está en armonía con esta voluntad. En esta voluntad Jesús intercede por nosotros. (Romanos 8:27)

Mi propia voluntad – La voluntad de Dios

Todo lo que es malo está ligado a la propia voluntad del hombre, y todos los espíritus malvados e impuros se unen a esta en terquedad y transgresión, dureza y soberbia, orgullo, odio, envidia, adulterio, injusticia y mentira, vanidad, grandeza, honor y avaricia, etc.

Sin embargo, todas las cosas buenas que se pueden mencionar están unidas a la voluntad de Dios, que es buena y agradable. (Romanos 12:2) Si amamos esta voluntad, también seremos llenos de su conocimiento. (Colosenses 1:9) Si nos aferramos a ella, también nos aferramos a todas las promesas de las Escrituras. En esta voluntad, somos unidos en una misma mente y Espíritu.

Nadie puede ser un discípulo de Jesús sin odiar su propia voluntad y llevarla a la muerte de Cristo. Al seguir a Cristo, como sus discípulos, pasamos a ser una nueva creación con un nuevo Espíritu y una nueva voluntad. (2 Corintios 5:17, Gálatas 6:15) En este Espíritu y voluntad también seremos unidos a Cristo y los santos cuando suene la trompeta.

© Copyright Editorial Stiftelsen Skjulte Skatters
Este artículo ha sido traducido del noruego, y es una versión adaptada de un artículo que se publicó primeramente bajo el título “¡Su voluntad!” en la revista de la iglesia de BCC “Skjulte Skatter” (“Tesoros Escondidos”) en julio de 1974.

© Copyright Editorial Stiftelsen Skjulte Skatters

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

Ser Cristiano

Ser Crsitiano es una vida mucho más profunda que sólo orar para que Jesús entre en nuestro corazón y creer en el perdón de pecados. Es una vida en desarrollo y crecimiento en lo que es de Cristo. Este libro presenta de forma muy clara y simple lo que es fundamental en una vida cristiana.

Síguenos