El arma que no sabías que tenías

¿Qué pasaría si encontraras que hay algo que puedes usar para asegurar tu felicidad sin importar la situación?

Escrito por Julia Albig
El arma que no sabías que tenías

Soy una persona ordinaria, con circunstancias ordinarias en mi vida. Tengo un trabajo, pago facturas, tengo un auto y cuido mi casa. La mayoría de la gente tiene situaciones parecidas a las mías. Mi situación no parece más difícil que la de las personas alrededor de mí. Entonces ¿por qué a menudo soy tentado a ser desagradecido en las situaciones de mi vida diaria? ¿Por qué es tan difícil de levantarse e ir a trabajar con un corazón feliz el lunes en la mañana?

Todo lo que es de la carne es perecedero

Es porque tengo una naturaleza humana en la cual vive nada bueno. ¡Eso suena duro, pero es la verdad! En romano 7:18, Pablo tuvo la revelación que “en mí, esto es, mi carne, no mora el bien” eso no fue seguramente una cosa fácil de reconocer para él – admitir que no había nada bueno en su naturaleza: que la manera en que reaccionaba  absolutamente a todo, según la carne, era perecedero. Pero es la realidad evidente y simple para todo ser humanos nacido en esta tierra, yo incluido. Tengo una naturaleza orgullosa y pecadora que me da pensamientos más altos de mí mismo, pensar que merezco algo mejor que lo que tengo. De hecho, es porque me veo tentado de quejarme de mis situaciones diarias en vez de estar agradecido.

¿Entonces qué hago con esto? Ok, en mi carne, no hay nada bueno. ¡Qué mala suerte! Si todo se quedara en este punto, seriamos personas desesperadas y desanimadas por el resto de nuestras vidas. ¡Pero no! El apóstol Pablo tuvo otra revelación fantástica sobre esto, él escribe en 2 corintios 5:17: “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son echas nuevas.”

¡Está mucho mejor! Y sigue con esta promesa de Dios en Isaías 43:19, “He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.”

Agradecido por el plan hecho a medida para mi vida

¡Dios tiene un plan enorme para nosotros! Él sabe perfectamente que he recibido esta naturaleza humana podrida, pero a pesar de eso ¡El me prometió de hacer algo completamente nuevo de mí! ¿Y cómo el planeó eso? Al enviarme pruebas y circunstancias hechas a mi medida, creadas por Él sólo para mí, para salvarme de mi pecado. Una vez que yo entiendo esto, ya no tengo ninguna razón de no estar agradecido. Dios me ama tanto que envió estas situaciones con el fin de liberarme de mi pecado y enseñarme a llegar a ser como Jesús. ¡Esto debería hacerme extremamente agradecido!

Y Dios no me dejó solamente en situaciones pesadas, dejándome solucionarlas solo. No, Él me dio su Palabra, es un arma tremenda contra el desagrado y todo tipo de pecado. Mira este verso en 1 Tesalonicenses 5:16

“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.”

Dad gracias en todo. ¡Esto es un mandamiento de Dios! Y Dios no es estúpido e injusto. Él no puede darnos un mandamiento el cual no podemos cumplir. Entonces debe ser posible para mí permanecer feliz y agradecido en todas las pruebas y comprobar lo que Dios me mandó. ¡Qué arma fantástica!

Los discípulos fueron agradecidos

En el libro de los hechos, podemos leer una historia sobre los discípulos de Jesús. Fueron llevados al tribunal porque predicaron en la cuidad y entonces les azotaron e intimidaron para que no hablaran de Jesús. ¿Pero qué pasó?

“Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa de su Nombre.“ Hechos 5:41

¡Estos hombres fueron maltratados sin razón justificada! ¡Es un poco más rudo que el hecho de tener un problema con tu auto o que tu compañero se está quejando del trabajo qué hiciste! Pero los discípulos usaron el agradecimiento como un arma contra el desánimo y la autocompasión. Ellos agradecieron a Dios que Él los usó por su trabajo en la tierra y regresaron directamente a predicar el evangelio de Jesús.

Con esta arma en mi mano, puedo cortar cada tentación de desagradecimiento. ¿Mis hijos son difíciles? Estoy agradecido de tener una oportunidad de crecer en paciencia y amor para con mis hijos. ¿Mi auto se rompe?  Gracias a Dios que el preparó esta situación para mí para que pueda ser libre del amor del dinero y aprender a confiar en Él. ¡Con esta nueva manera de reaccionar con las cosas, mi vida puede tener un cambio de 180 grados!

Toma en tú mano el arma del agradecimiento y todos tus días oscuros se terminarán. Alaba a Dios por lo que Él hizo por nosotros.

Más versículos para usar como arma de agradecimiento

Colosenses 3:15

Filipenses 4:6

Romanos 8:28

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.