Como una venganza contra el pecado puede hacerte un conquistador

Cómo puedes tener una venganza sobre el diablo y aplastarlo bajo tus pies cada vez que viene a llamar.

Escrito por Cristianismoactivo
Como una venganza contra el pecado puede hacerte un conquistador

¿Tienes un pecado que te ha estado atormentando durante meses, incluso años? ¿Estás enfermo y cansado de ser esclavo de tus deseos, aunque sabes que está mal? ¡Necesitas una venganza, un arraigado odio puro y profundo contra el pecado en tu vida!

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.”
Sabemos que el cristianismo es guerra. Sabemos que el único objetivo de nuestro enemigo es matar, robar y destruir. Y ha tenido miles de años de práctica. Todos nosotros, como cristianos, hemos sufrido pérdidas a manos del diablo de una u otra forma.

Muchos de nosotros hemos perdido tiempo en nuestras vidas que nunca volverá, derrochando tiempo y esclavizados bajo el pecado, obedeciendo a las pasiones y deseos con que nos tienta Satanás. Algunos de nosotros hemos perdido amigos y familia bajo la influencia del diablo, estos cercanos a nosotros eligen dar la espalda a Dios para vivir según sus propios deseos. Satanás toma, toma y toma todo lo que puede. Él es un impostor que quiere convertir al mundo entero lejos de Dios. Pero es enteramente posible detenerlo en sus temas y enviarlo huyendo en la dirección opuesta.

Cambia el curso de la batalla.

El curso de la batalla puede cambiar en el instante que te das cuenta de la verdad contenida en la palabra de Dios.

“Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.” Efesios 6:13.

“Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.” 2 Corintios 2:14.

Los cristianos son soldados de Dios con todos los poderes del cielo detrás de ellos para aplastar y conquistar al enemigo hasta que él no es más que polvo bajo sus pies. Los cristianos pueden armarse para la batalla al leer su Biblia y orar a Dios en temor y temblor, y así ganar las armas que necesitan para cambiar el rumbo de la batalla contra Satanás y hacer que sufra derrota.

Si has sufrido pérdida y derrota a manos del diablo, coge tu Biblia y ármate para la guerra. Comprométete a obedecer a Dios pase lo que pase. Decide que vas hacer todo para ponerte de pie, y estar de pie. No es intención de Dios que debamos fatigarnos, en la derrota, esclavos de nuestros pecados. ¡Pero podemos librar una guerra contra el diablo, una guerra ganadora, una guerra por la completa libertad de todo pecado consciente!

“No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias… Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.” Romanos 6:12, 14.

Tener una venganza contra el pecado

Ahora es el momento de que los guerreros de Dios tengan su venganza sobre el pecado. Piensa en todo lo que Satanás te ha quitado, todo lo que ha destruido. ¿No es suficiente? ¿No ha sido suficiente? ¿No has gastado bastante de tu vida haciendo la voluntad de los gentiles? (1 Pedro 4:3) ¿No has pagado suficiente precio por el pecado?

“Porque el día de la venganza está en mi corazón, y el año de mis redimidos ha llegado.” Isaías 63:4. Deja que este mismo día de venganza entre en tu corazón, así como fue en el corazón de Jesús. ¡Permite que este mismo espíritu de ira sobre el diablo entre en ti, así como Jesús estuvo poseído de este toda su vida! ¡No más pecado! ¡Ni siquiera es una opción!

Elige negar tus pasiones y deseos pecaminosos, diles ¡”no” a estos! ¡Cada vez! ¡Haz una promesa, de que Satanás sufrirá la derrota en tus manos todos los días de ahora en adelante! Ya basta. Él pudo haber ganado un montón de victorias antes, pero ahora tiene un enemigo en ti. Convierte el dolor, la ira y la tristeza en todo lo que te ha robado en determinación, fe y celo en contra de Satanás.

Una vez que te llenas de esta indignación justa y de este celo piadoso, este deseo ardiente de hacer que Satanás pague por todo lo que ha destruido, entonces tu vida realmente llegará a un punto de inflexión. Entonces, realmente, podrás devolver el golpe.

Montar un contraataque

“Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas” 2 Corintios 10:4.

Como seres humanos somos criaturas muy débiles. Satanás es un ser poderoso, un ángel caído que tenía poderes mucho más allá de lo que podemos comprender. Es fácil olvidar que también tenemos acceso al poder. Satanás puede ser fuerte, y los deseos y tentaciones con que nos atormenta pueden parecer insuperables, pero Dios es el creador de todo el universo y todo en él. Él tiene poder para hacer lo que quiera. Y lo que quiere es ayudarnos a vencer al diablo.

Así que, monta un contraataque contra Satanás. Haz que pague por todo el dolor y sufrimiento que ha traído a este mundo. Y la forma en que lo haces es luchando contra el pecado en tu propia vida. Ir a trabajar erradicando todos los malos pensamientos y deseos que se levantan en ti, diciéndoles “no” a ellos para que no crezcan. (Colosenses 3:5)

Llenate de la palabra de Dios. Pasa tiempo leyendo la Biblia. Piensa en los otros. Ora por los demás. Ora por ti mismo. Conviértete en un guerrero de la oración, luchando por tus hermanos y hermanas con fuertes gritos y lágrimas, para que Satanás no gane dominio sobre ellos.

Sé una luz en la oscuridad. Habla de la palabra de Dios. ¡Vive una vida de victoria sobre tus propias tendencias pecaminosas para que dondequiera que vayas disperses las sombras de corrupción de Satanás y difundas la luz y la esperanza del Evangelio! Sé alguien que, cuando estás alrededor, obstaculiza y desvela todos los planes y diseños de Satanás. Satanás sólo tiene poder en la medida en que la gente se rinde ante ellos.

Hay muchas maneras de ser un guerrero de Cristo. Pero todo vuelve a la misma cosa. Ser obediente a Dios. Él es el general de los ejércitos del cielo y eso te incluye a ti, el humilde soldado a pie. Sin él no tendríamos ninguna posibilidad contra Satanás. Pero cuando seguimos sus órdenes, sea lo que fuere, el diablo no tiene ninguna posibilidad.

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos…” Efesios 6: 10-18.

 

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.