Cómo nos beneficiamos del tremendo poder de la fe

¿Sabes cómo la fe en Dios transforma tu vida?

Escrito por Julia Albig
Cómo nos beneficiamos del tremendo poder de la fe

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” Hebreos 11: 1

La fe en Dios es un poder que salva vidas. No es un sentimiento. No, es una creencia en el poder de Dios para salvarnos al límite del pecado el cual debemos conseguir para combatir, y luego luchar para retenerlo durante toda nuestra vida. Pero cuando nos aferramos a la fe, experimentamos el tremendo poder que tiene para cambiar nuestra vida completamente. ¿Pero cómo? ¿Cuáles son los beneficios reales de vivir una vida de fe en Dios?

1. Ya no tenemos que preocuparnos por el futuro.

 “Por nada estéis afanosos”, Pablo nos anima en Filipenses 4: 6.

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”. escribe Pedro en 1 Pedro 5: 7.

Si confiamos sólo en lo que entendemos, entonces tenemos todas las razones para preocuparnos por las diversas pruebas y dificultades que surgen en nuestra vida. Después de todo, no sabemos cuáles son su propósito. No sabemos cuál será el resultado, ni qué efecto a largo plazo tendrán sobre nosotros. ¿Y en cuanto al futuro? Hay toda una vida de circunstancias que no se ven, las cuales podrían volvernos locos de preocupación.

Pero si elegimos tener fe, para confiar en Dios – el Maestro Constructor que guía todo en el cielo y en la tierra – entonces estamos liberados de preocupación en nuestra vida. Dios tiene un plan perfecto para nosotros en todo lo que envía a nuestro camino. Él nos envía pruebas y nos prueba, para que podamos vencer al pecado y que las virtudes de Jesús puedan crecer en nosotros. Él sabe el resultado final. Él ha planeado toda nuestra vida, con amor y cuidado. Cuando realmente creemos eso, no tenemos una sola razón para estar ansiosos. Podemos echar todo nuestra ansiedad sobre Él y enfocar nuestra energía en hacer Su voluntad en lugar de preocuparnos por todo lo pasado, presente y futuro.

2. Nos volvemos seguros, fuertes y valientes.

Cuando tratamos de hacer el bien, muy rápidamente nos topamos con nuestras propias deficiencias. Encontramos que nos falta paciencia al tratar con nuestros niños; Accidentalmente decimos insolencias, cortando las cosas con aquellos que amamos. Si nos confundimos en nuestra propia fuerza, sin fe en Dios, caeremos rápidamente en desesperación sobre nuestras propias incapacidades cuando nos enfrentamos a estas deficiencias.

Pero si creemos en Dios y en el poder de Su Palabra, sabemos que no tenemos que confundirnos en nuestras propias fuerzas. 2 de Crónicas 16:9 dice, “Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él.”

También leemos esta increíble promesa en Romanos 16:20: “Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies.”

Si tenemos fe en estos versículos, y en todas las escrituras, tendremos confianza en nuestras pruebas. Estaremos completamente seguros de que Dios aplastará a Satanás bajo nuestros pies. ¡El resultado es cierto! Dios se mostrará fuerte en nuestro favor, y la victoria será nuestra. Fe en esto nos hará fuertes y audaces en nuestra batalla contra el pecado.

3. Experimentamos alegría

“Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.” Filipenses 1: 6.

Dios ha iniciado una obra en nosotros. ¿Y qué trabajo es este? La obra de liberarnos del pecado en nuestra naturaleza y transformarnos a imagen de Jesús. Esto trae una alegría increíble a cada uno que anhela liberarse del pecado. Y no sólo Dios ha comenzado una obra, sino que estamos seguros de que Él la completará. Dios no es afligido por las mismas tendencias desafortunadas como la humanidad. Él no comienza algo y luego para o pierde interés a medio camino.

Entonces ¿Cómo podríamos desesperarnos o desanimarnos en el camino de la vida? Si tenemos fe en la Palabra de Dios – en Sus promesas de transformarnos, en Su poder para ayudarnos a vencer el pecado – entonces estaremos llenos de gozo.

4. Nos hacemos inamovibles

“Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre.” Salmo 125: 1.

En varios lugares de la Biblia, la Palabra de Dios se compara con una roca. En el evangelio de Lucas, Jesús nos dice que quienquiera que oye sus palabras y las hace, será como un hombre que construyó su casa sobre la roca. Y no importa qué tormentas vengan y golpeen contra esa casa, ella permanecerá en pie, a causa del sólido fundamento de fe sobre la cual está construida.

Por el contrario, los que viven de sus sentimientos y ponen su confianza en las cosas de esta tierra, son como un hombre que construye su casa sobre la arena. ¡Qué mal fundamento es este! En la primera tormenta esta casa es derribada.

Creyendo en Dios y eligiendo vivir por la fe, y no por nuestros sentimientos, que son tan variables como el clima mismo; permanecemos inmóviles en las tormentas de la vida. Nada puede desanimarnos. Nada puede robar nuestra fe, porque creemos en el Dios Todopoderoso.

5. Experimentamos milagros

El Antiguo Testamento está lleno de historias de personas que experimentaron milagros a través de la fe. Incluso hoy, comúnmente, nos referimos de ellos como “héroes de la fe”. Piensa en David. Aunque era un joven, creía sin lugar a dudas que Dios le ayudaría a vencer al gigante Goliat. No se detuvo a racionalizar, y  calcular cuánto más grande que él, era el gigante, y cuántos años más de experiencia de batalla tenia, etc.

Él eligió creer en Dios, y siguió adelante en fe. Y por su fe, salvó al ejército israelita de los filisteos.

Existen innumerables ejemplos de milagros que Dios realizó, a través y para los héroes de la fe. Y sin embargo, el milagro más grande de todos, es el milagro que Dios realizó en Jesús, y lo hará en cada uno de nosotros que creemos. Él nos ayudará a luchar contra el pecado y derrotarlo, hasta el punto en que ya no seamos tentados a pecar, y llenos de virtudes en su lugar. Él nos transformará para que se convierta en nuestra propia naturaleza reaccionar con paciencia en lugar de impaciencia, agradecimiento en vez de quejarse, etc. ¡Ahora esto es un milagro! Y si creemos en Dios, este milagro tendrá lugar dentro de nosotros.

“Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.” Hebreos 11: 39-40.

Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.” 2 Pedro 1: 3-4.

 

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.