Bienaventurados los que lloran

¿Estás cansado del pecado, no solo de su consecuencias, sino también que sucede una y otra vez?

Escrito por Thomas Baby
Bienaventurados los que lloran

¿Estás cansado, no solo de las consecuencias de tu pecado, sino también de que sucede una y otra vez? ¿Te lamentas realmente del hecho de que tu anhelo de ser bueno no siempre sale en las cosas que dices y haces? ¿Cómo puedes ser llenado con “el óleo de la alegría”?

Bienaventurados los que lloran

“Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.” Mateo 5:4.

Pablo escribe en 2 Corintios 7:10, “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.” La tristeza que es según Dios viene cuando nos examinamos a nosotros mismos así como somos a la luz de la Palabra de Dios y cuando vemos cuánto nos falta para alcanzar la naturaleza divina – la naturaleza de Dios.

La tristeza que es según Dios me lleva a reconocer mi propio pecado o incapacidad, y al mismo tiempo me ayuda a seguir adelante en el camino de la salvación y transformación. Si en verdad cuido de esto, me llevará a trabajar en mi propia salvación y purificación, y de esta manera mi naturaleza se vuelve cada vez más como la de Dios. Por eso está escrito en Eclesiastés 7:2, “Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del banquete; porque aquello es el fin de todos los hombres y el que vive lo pondrá en su corazón.”

Serás consolado

El consuelo que Jesús da a todos los que lloran, según la tristeza que es de Dios, es que el pecado que lamentan puede llegar a su fin en sus vida. Isaías 61:2-3 dice que Jesús viene con buenas nuevas: “… a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les de gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto…” ¿Eres uno de los afligidos de Sion? ¿Estás cansado, no solo de las consecuencias de tu pecado, sino también del hecho que sucede una y otra vez?

¿Estás quebrantado bajo tu insuficiencia de no poder ser realmente bueno para con los otros? ¿Puedes ver que tan lejos estás de vivir la vida como la Biblia describe? ¿Te aflige estar atado y atrapado bajo el pecado que vive en ti? Si tu respuesta es “sí”, vas a ser consolado porque tu tristeza según Dios va a obrar arrepentimiento, lo que a su vez conduce a la acción, a la obediencia y, finalmente, a la salvación – a la vida. Por eso está escrito en Eclesiastés 7:3: “Mejor es el pensar que la risa; porque con la tristeza del rostro se enmendará el corazón.” Tus lágrimas y lamento serán reemplazados por óleo de Alegría. (Isaías 61:3; Hebreos 1:9).

¡Bienaventurados los que lloran!

 

Quizá te interese leer más en nuestra página de tópicos acerca de las promesas de Dios, o en los artículos en la parte de abajo:

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.