4 verdades irrefutables acerca de Jesús

4 verdades irrefutables acerca de Jesús que demuestran cómo es Él en realidad.

Escrito por Liam Johnsen
4 verdades irrefutables acerca de Jesús

Algunas personas arman y crean a su propio “Jesús” seleccionando solo algunos versículos de la Biblia y se olvidan de las demás citas. Pero aquí encontrarás 4 verdades acerca de Jesús que demuestran cómo es Él en realidad. Pues ése es al Jesús que yo he conocido.

Pablo escribe acerca del otro Jesús en 2 Corintios 11: 4. “Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis.”

Hoy en día se predica de muchos tipos de Jesús, y hay aún más cristianos se pelean para ver quién dice y tiene la verdad. Pero en medio de todo ese desorden, ¿realmente es tan complicado saber la verdad para uno que anhela vivir una vida agradable a Jesús?

Él fue tentado al igual que nosotros

La Biblia habla muchas veces de que Jesús fue tentado a pecar al igual que nosotros. Es fácil pensar que Jesús tenía un truco mágico y divino para permanecer sin pecado, pero así no está escrito. Jesús sabe que se siente ser tentado, y aún así nunca pecó. Y es por esa razón que siempre está dispuesto a perdonarnos; Él ha pasado por lo mismo.

Éste Jesús aprendió la obediencia por lo que padeció, (Hebreos 5: 8) y éste mismo Jesús es el que  me dice: “Aprende de mí, que soy manso y humilde de corazón.” (Mateo 11: 29) Solamente con un anhelo profundo de agradar a Dios puedo encontrar al Jesús de las Escrituras.

“Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.” Hebreos 2: 18.

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.” Hebreos 4: 15.

Él vino para liberarnos del pecado

La verdadera razón de la misión de Jesús en la tierra fue que vino a liberar a la gente de sus pecados. No solamente vino para perdonar los pecados de los que estaban atados a ellos y no podían dejar de cometerlos. Sino que también abrió un camino por el cual podemos andar completamente íntegros e irreprensible, así como Él.

A éste Jesús puedo seguir, el cual no hizo pecado. (1 Pedro 2: 22) De éste Jesús quiero aprender y le quiero seguir. El Jesús que puede socorrer a los que son tentados. (Hebreos 2: 18)

“Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.” Juan 8: 34-36.

“Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca.” 1 Pedro 2: 21-22.

“Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir.” 1 Pedro 1: 15.

Él es celoso contra el pecado

A mucha gente les gusta creer que Jesús era gentil, amable y bueno, pero olvidan que también era excepcionalmente radical y celoso contra el pecado. Olvidan que Jesús le dijo a Pedro: “Quítate de delante de mí, Satanás”, a los fariseos los llamó “tumbas blanqueadas”, y que echó fuera del templo a los vendedores con un azote. El Jesús de la Biblia es radical, y ansía limpiar el mundo de todo el pecado.

Jesús es el ejemplo perfecto de “amar al pecador, y odiar al pecado.” De hecho, Su amor a nosotros es tan grande, que Su odio a todo tipo de pecado y a la destrucción que causa, es igual de grande. Él sabe que tan nocivo es pecar, y odia ver sufrir a sus amados hermanos y hermanas aquí en la tierra.

Jesús también anhela que nosotros seamos igual de celosos y radicales contra el pecado. Es un asunto tan serio e importante que Jesús espera de nosotros que rompamos con todas las relaciones a todo lo que nos impide llegar al mismo celo y odio ardiente contra el pecado.

El Jesús en el cual yo creo, es radical contra el pecado y anhela liberarme del pecado, pero para que pueda hacerlo tengo que estar dispuesto a reconocer la verdad sobre mí mismo, que nada bueno mora en mi carne, de forma que Jesús pueda trabajar con un espíritu quebrantado y contrito. (Salmos 51: 17)

“Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido?” Lucas 12: 49.

“No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.” Mateo 10: 34.

Él es manso y humilde

Jesús era manso y humilde, e hizo todo de acuerdo a lo que el Padre le pidió hacer. Lavó los pies de los discípulos, amó a los pobres y miserables, y sacrificó todo lo que tenía para servir y bendecir a los demás.

El hecho de dejar la gloria del cielo y nacer como un ser humano fue el mayor acto de humildad y bajeza. (Filipenses 2:7)

“Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.” Mateo 11: 29. La gentileza y la humildad de Jesús no era una debilidad, sino más bien una forma de fuerza. Si aprendemos a ser humildes como Jesús, entonces recibimos descanso para nuestras almas por la victoria sobre el pecado que antes nos atormentaba.

Así es el Jesús que yo conozco, y es de la vida que vivió Cristo de la cual estoy asido, y por eso ya no vale la pena vivir mi vieja vida. Agradezco a Dios que he encontrado el tesoro en el campo, por el cual vale la pena vender todo lo que tengo. (Mateo 13: 44) Agradezco a Dios que conozco a Jesús, el Hijo de Hombre.

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

La gracia en Cristo Jesús

Escrito por Sigurd Bratlie

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.