“Dios hace milagros en nuestro corazón ”

¡El milagro más grande que Dios puede hacer en mí es simple y puede cambiar mi vida!

“Dios hace milagros en nuestro corazón ”

Esta es la historia de una canción. Una canción que mi abuela escribió de todo su corazón, en la mesa de su cocina hace muchos años. Una canción que se ha convertido en un himno personal.

Sentada en la cocina, a través de la ventana veo la nieve caer lentamente, sin ninguna prisa, todo se siente tranquilo y en calma. Ahora comienzo a pensar en lo que pasó hace 10 minutos: estaba apurando a los niños para que salieran y tomaran el autobús, con algo de estrés, me despido rápidamente. “Adiós niños, los amo.”

Mientras pienso, se me vienen algunas preguntas a la mente: “¿Apure demasiado a los niños? ¿Me estresé demasiado? ¿Habré sido una buena madre? ¿Qué podría haber hecho diferente?

De repente, comienzo a pensar nuevamente en la canción de mi abuela, así como muchas veces los hago, y canto algunas estrofas para mí misma:

¡Qué bueno es en el hogar cuando vencemos,
nunca más mal humor;
más pacientes comprensivos llenos de amor
cantos nuevos suenan ya.

Dios en nuestro corazón hace milagros.
¿Quién podrá entender su ser y su poder?
habrá en ti, habrá en mí,
una gran transformación
como escrito está: ¡Sucederá!

Extracto del cancionero de BCC, Caminos del Señor #404

Cada día veo que necesito cambiar

Soy madre de siete niños, de todas las edades y con diferentes necesidades, todos y cada uno de ellos necesita mi amor y mi cuidado. Descubro que hay mucho en lo que tengo que trabajar cuando se trata de lidiar con ellos. Todos los días, veo nuevas cosas en mi naturaleza con las que tengo que trabajar. Es muy fácil estresarme, impacientarme, preocuparme o frustrarme con ellos. Pero cuando empiezo a cantar esta canción, lo que está escrito me anima y me llena de gozo, alegría, gratitud y esperanza. Esperanza para mí misma, de que puedo ser transformada de estas reacciones negativas que salen de mí; esperanza de que puedo cambiar.

Mi abuela escribió esta canción cuando estaba pasando por situaciones muy similares a las que yo me enfrento ahora. Ella también era madre y tenía una necesidad. Una necesidad de hacer el bien en las situaciones de la vida cotidiana, orando a Dios para recibir ayuda y sabiduría y poder hacer lo mejor para hijos; ella pedía paciencia y amor para saber que hacer cada día.

Tal como yo lo hago hoy.

He aprendido a través de los años que cuando dejo al evangelio trabajar en mí (cuando lucho contra las tentaciones de mi carne y obtengo victoria) mis hijos pueden experimentar un espíritu diferente en mí, en lugar de tener una madre frustrada y estresada. Eso crea una atmósfera llena de armonía y amor en nuestro hogar. Se sienten seguros, y pueden ver que el evangelio de la transformación a través de la victoria contra el pecado funciona. Pero para que puedan ver y experimentar el evangelio, tiene que empezar conmigo. Tengo que convertirme en esa madre feliz, guiada por el Espíritu en mi hogar, en lugar de dejarme guiar por mis sentimientos y mi naturaleza humana. Haciendo esto podré ser un ejemplo claro para mis hijos, y de esta manera puedo atraerlos a querer esta vida con Cristo para ellos mismos.

Así escribió la canción mi abuela:

Nunca olvidare la historia cuando mi madre me contó cómo escribió mi abuela esta canción:

– Mamá estaba en casa con los niños durante Año Nuevo de 1964/65. Le hubiera gustado haber ido a una conferencia cristiana que se estaba llevando a cabo en Oslo, pero el viaje desde su casa en el norte de Noruega era largo, y en esos días viajar tan lejos solo por un par de días no era tan fácil. Sin embargo, un amigo cercano había estado allí, un joven llamado Kåre Smith que hacía su servicio militar cerca de donde ella vivía. Cuando él regresó a casa, estaba lleno de abundante entusiasmo por lo que había escuchado en aquella conferencia, donde él había nacido de nuevo.

El visitó a mi madre y con entusiasmo le contó acerca del poderoso mensaje de gozo, esperanza y de cómo el Dios de los milagros es capaz de crear algo completamente nuevo en nuestras vidas, esto lo había animado poderosamente y le impresionó bastante. La canción surgió  en la cocina mientras ella afrontaba sus situaciones diarias. Tenía lápiz y papel en el bolsillo de su delantal, y la canción se escribió casi por sí sola. El mismo espíritu que se predicó en aquella conferencia surgió en esa canción. Con el tiempo se publicó en el cancionero de BCC Caminos del Señor, y ha sido una bendición y un estímulo para innumerables personas.

¡Puedo ser transformada!

¡Ejemplos como mi abuela nos muestran que es posible vivir una vida así! Es posible ser liberado de todo lo que me quiera desanimar, y puedo elegir avanzar en un espíritu lleno de esperanza y fe. Dios hará un milagro en mi corazón. ¡Sus palabras son verdaderas!

¡Puedo ser transformada! Puedo dejar atrás la forma en que soy por naturaleza y convertirme en algo nuevo. Una madre feliz, llena de fruto del Espíritu, en lugar de obras de la carne.

Si hago esto en todas mis situaciones, podré seguir adelante con una canción triunfante. Habrá victoria en mi vida; habrá gratitud y alegría. ¡Cantos nuevos sonarán!

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” Romanos 8:28.

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

El evangelio de Dios

La gracia significa que todo mi pecado es perdonado cuando lo confieso. Pero también significa que recibimos poder para obedecer la verdad con la cual vino Jesús. En este libro escribe Sigurd Bratlie acerca de esto, y nos muestra que el verdadero evangelio de Dios es la obediencia a la fe.