¡Un Maestro capaz de ayudarnos en tiempo de necesidad!

La Biblia habla acerca de vencer sobre el pecado. Muchas personas se acercan a Jesús para recibir perdón, pero ¿Qué hay de la victoria sobre el pecado?

¡Un Maestro capaz de ayudarnos en tiempo de necesidad!

Jesús, el gran y buen Maestro, siempre está listo para ayudarnos. La mayoría de la gente se acerca a Él cuando quieren recibir perdón de sus pecados, también cuando se enferman o se encuentran en situaciones difíciles. Pero cuando se trata de la ayuda que el gran y buen Maestro quiere en realidad darnos – victoria sobre el pecado – entonces no hay muchos que se acercan a él.

¿Quién es éste que viene de Edom, de Bosra, con vestidos rojos? ¿éste hermoso en su vestido, que marcha en la grandeza de su poder? ‘Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar.‘” Isaias 63:1.

Un discípulo quiere llegar a ser como su Maestro

Hubo muchos que siguieron a Jesús debido a las señales y milagros que hizo, pero  solo pocos se convirtieron en verdaderos y fieles discípulos, los cuales, querían aprender a ser como su maestro. Ellos estaban dispuestos a ser salvos y dejarse guiar para así llegar al trono del Padre.

Jesús habló de justicia a sus discípulos, y si nosotros deseamos acabar con toda clase de injusticias, tanto pequeñas como grandes, sabemos que Él es poderoso Maestro para salvarnos, y ayudarnos en tiempo de necesidad.

“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.” Mateo 5:3. Solo aquellos que son pobres en espíritu, que tienen hambre y sed de justicia y una gran necesidad, pueden recibir ayuda para avanzar en el camino nuevo y vivo.

¿Estás afligido por tus pecados?

La mayoría de la gente no está afligida por sus pecados. No se preocupan mucho si cometen un poco de injusticia o hablan mentira, a pesar de que está escrito que si hacen tales cosas la religión es en vano. (Santiago 1:26) Ellos desean ser perdonados, pero no desean recibir ayuda para vencer sobre el pecado.

Si nos damos cuenta de que algún pecado todavía tiene poder sobre nosotros, por ejemplo: ira, amargura, ansiedad o desánimo, entonces deberíamos tener una gran aflicción y necesidad para que esta situación se convierta en algo de vida o muerte y así poder conseguir la victoria. También deberíamos tener una enorme necesidad en nuestros corazones ya que aún no somos como nuestro Maestro.

Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.” Hebreos 2:18.

No es pecado el ser tentado, sin embargo, es durante las tentaciones que debemos clamar y pedir ayuda a aquel que es nuestro Maestro y puede ayudarnos. Él mismo fue tentando, pero siempre busco la ayuda de su Padre celestial para nunca pecar en el momento de tentación y en las pruebas. Sí el hubiera cedido cuando fue tentado, tan solo una vez, el diablo le habría tomado y la muerte habría tenido poder sobre él, así como tiene poder sobre todos los demás hombres.

Salvación para aquellos que le obedecen

Jesus tenía un gran clamor en su corazón: Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.” Hebreos 5,7-9.

Esta batalla de suplicas, clamor, oraciones y angustia fue una lucha para salvarnos de la muerte eterna y la perdición. ¡Cuán grande y glorioso es nuestro Maestro celestial! ¡El fue victorioso! La muerte y el Hades no pudieron retenerlo. Recibió la victoria a través de la obediencia y la fidelidad en todas las pruebas y tentaciones de su vida, y Él es la fuente de la salvación eterna para todos los que le obedecen. Sí somos desobedientes, no podrá ayudarnos ni salvarnos.

Este gran y buen maestro merece que lo amemos y lo obedezcamos. No le dejemos solo con toda la salvación y ayuda que tiene disponible para darnos.

Ser de ayuda

Nos convertiremos en verdaderos ayudantes y guías en la medida en la que hayamos estado dispuestos a ser ayudados y guiados. Existe gran necesidad de tales personas en todas partes. No tienen exigencias, ¡pero ayudan y dan! ¡Están dispuestos a recibir ayuda para que puedan también ayudar! Estas son las personas más útiles en la tierra.


Esta es una versión editada de un artículo que se publicó por primera vez en Noruego en la revista de la iglesia BCC “Skjulte Skatter” (“Tesoros Escondidos”) en diciembre de 1968.
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

Una salvación tan grande

El apóstol que escribió la Carta a los Hebreos lo llamó «palabra de exhortación». El propósito de este libro es reforzar y expandir esta exhortación, y brindar fe y salvación a todos aquellos que tienen un llamado celestial. Todos los que siguen la exhortación de la Carta a los Hebreos pueden alcanzar esta gran salvación.