¿Qué significa ser salvado perpetuamente?

Ser salvado perpetuamente se refiere a una salvación aún más profunda; una salvación que libera no solo de la paga del pecado, sino de las cadenas del pecado.

Escrito por Cristianismoactivo
¿Qué significa ser salvado perpetuamente?

Acabas de entregar tu corazón a Jesús. Te has arrepentido y tus pecados han sido perdonados. En otras palabras, ¡Has sido salvo! Salvo de la paga del pecado, que es la muerte. ¡Jesucristo ha pagado esa deuda por ti, y ahora, que has creído en Él, recibirás la vida eterna! (Juan 3:16) Este es un excepcional don de gracia.

¿Pero, es solamente eso? ¿Ese es el significado de ser salvo? ¿Qué sucede con lo que el autor de la carta a los Hebreos escribe? “… por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.” Hebreos 7:25 ¿Qué significa que Él “salvará perpetuamente?” 

Él es capaz de salvar perpetuamente: una salvación aún más profunda

Hebreos 7:25 habla de una salvación aún más profunda; una salvación no solo de la paga del pecado, sino de las cadenas del pecado. ¡Puedes salvarte de pecar una y otra vez, de tener que pedir perdón una y otra vez! En otras palabras, puedes ser salvo del castigo por ceder a los ataques de ira y enojo, por ejemplo, pero no solo de eso, sino que puedes ser liberado de la raíz de la ira y el enojo que mora en tu carne. Esto sucede cuando tú niegas estos deseos en la carne, en la pronta obediencia al Espíritu Santo. Tomas una decisión consiente de no ceder ante ellos, y a través del Espíritu los vences antes de que se conviertan en pecado. (Romanos 8:13) ¿No te parece fantástico? Y como Jesús siempre vive para interceder por ti, es una garantía que recibirás ayuda y poder del Espíritu Santo, del consolador que Él nos ha enviado.

Cuando eres fiel para vencer tus deseos cada vez que eres tentado, cosas como pensamientos impuros, orgullo o envidia, llegarás, a través de tu firmeza fiel, al punto en el que tus deseos serán vencidos por completo. ¡Serán completamente arrancados y destruidos pedazo por pedazo! Las virtudes crecerán donde una vez los deseos estaban tan profundamente arraigados. A esto se refiere lo que está escrito en Hebreos 7:25 cuando se escribe de “salvar perpetuamente.” No es un trabajo de tan solo un momento, sino todo un proceso de fidelidad de toda la vida.  

El proceso de esta salvación

Este proceso se describe a través de las palabras de los Apóstoles y también por las propias palabras de Jesús:

“…vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas…” Hebreos 6:1.Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.Mateo 5:48.“No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigoprosigo a la meta…”  Filipenses 3:12-15. “Mas tenga la paciencia su obra completa…” Santiago 1:4.

Así es como vosotros “…ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor.” Y no porque eres muy fuerte o capaz, sino porque esperas tu meta con gran expectativa, hasta obtener el fin de tu fe. Eres obediente a Dios el que en vosotros produce así el querer como el hacer”, ¡y quien te da el poder para el hacer! Puedes estar “…persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.” Filipenses 2:12-13; Filipenses 1:6. 

Si todavía haces las obras de tu carne voluntariamente, entonces no estas en el proceso de la salvación, y mucho menos en el proceso de una salvación perpetua. Pero si caminas en obediencia al Espíritu, venciendo los deseos de la carne de a cuerdo a luz en que te son revelados, obtendrás el fruto del Espíritu. Cosas como el amor, gozo, benignidad, templanza, etc. Entonces estas en el proceso que Pablo describe en Romanos 5:10: “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.” Siguiendo el ejemplo de Jesús, vas en el camino en el que serás salvado perpetuamente.  

El fin de tu fe

 ¡No entrarás en la eternidad con las manos vacías, sino con el rico contenido del fruto del Espíritu en tu espíritu! Este es el contenido que has adquirido en las diversas oportunidades que se han presentado como pruebas, tentaciones y retos en tu vida cotidiana, que exponen a la luz el pecado que mora en tu carne. ¡Serás transformado, conforme a la imagen del Hijo! (Romanos 8:28-29) ¡Tú serás participante de la naturaleza divina! (2 Pedro 1:3-4).

“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.” Santiago 1:2-4.

“En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.” 1 Pedro 1:6-9.

 

Quizá te interese leer más en nuestra página de tópicos acerca de la salvación y la santificación, o en los artículos en la parte de abajo:

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

La gracia en Cristo Jesús

Escrito por Sigurd Bratlie

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.