¿Qué es la «la cruz»?

La muerte de Jesús en la cruz de madera en el Calvario permitió que todas las personas recibieran perdón por sus pecados. Esta muerte, sin embargo, fue realmente la culminación de Jesús llevando su cruz diaria – una cruz interna, simbólica sobre la cual toda su propia voluntad fue sacrificada y por lo tanto todo el pecado en la carne fue llevado a la muerte.

Mientras que la cruz en el Calvario fue el fin de la vida física de Jesús aquí en la tierra, esta cruz (el perdón de pecados) es sólo el comienzo para un discípulo que tiene un objetivo genuino de llegar a una vida de completa victoria sobre todo pecado en la carne – todo el pecado que hemos heredado de la caída – tal como lo hizo Jesús.

Las escrituras hablan en realidad de tres cruces, las cuales se explican brevemente aquí:

  • La Primera cruz: La cruz del Calvario. (Lucas 23,33-43) Esta es la cruz física en la cual Jesús sufrió y murió. Por la fe en lo que Jesús hizo en esta cruz, tenemos paz con Dios. Cristo ahora se ha convertido en nuestro sacrificio expiatorio, y podemos recibir perdón por nuestros pecados cuando oramos por ello y nos arrepentimos. A través del perdón somos salvos, no por nuestras obras o logros, sino solamente por gracia

 

  • La segunda cruz: Crucificar al viejo hombre y la carne con sus pasiones y deseos. Esta es la cruz simbólica que Pablo escribe en Romanos 6,6 y Gálatas 5,24. Esta es la cruz sobre la cual nuestro «viejo hombre» – nuestro estado de ánimo que está de acuerdo en hacer lo que sabemos es pecado – es puesto fuera de acción, y la carne con sus pasiones y deseos pierde su poder sobre nosotros. Por esta cruz nacemos de nuevo y nos convertimos en discípulos. Se produce un cambio de corazón y mente, y ya no cometemos las obras manifiestas de la carne. (Gálatas 5,19-21) Ya no somos esclavos del pecado, para vivir según la carne. (Romanos 6, 15-23; Romanos 8,12) Recibimos vida con Cristo, habiendo recibido a Jesús como Señor en nuestras vidas.

 

  • La tercera cruz. Tomar nuestra cruz diariamente, negándonos a nosotros mismos como discípulos. (Mateo 16,24; Lucas 9,23) Esta también es una cruz simbólica, la cual Jesús tomó cada día de su vida entera negándose a sí mismo – eligiendo hacer la voluntad de Dios en lugar de su propia voluntad. Jesús dice que nadie puede ser su discípulo sin tomar esta cruz diariamente como Él lo hizo. Cuando lo hacemos, destruimos la raíz del pecado, recibimos victoria mientras continuamos llevando a la muerte aquellas áreas de pecado en nuestras vidas que el Espíritu Santo nos revela, y que anteriormente ignorábamos. Esta es la vida oculta con Cristo en Dios. Esta es la santificación – una profunda salvación y transformación de todo nuestro hombre interior, y nos volvemos partícipes de la naturaleza divina. (2 Pedro 1,4) Este es el llamado de la esposa.

Lee más acerca de las tres cruces en los demás artículos de este menú.

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

1

El mensaje de la cruz: Introducción

La cruz es uno de los símbolos más conocidos del Cristianismo, pero su significado es mucho más profundo que la cruz del Calvario.

Leer más
2

¿Qué es la «la cruz»?

Las escrituras hablan en realidad de tres cruces.

Leer más
3

La primera cruz: La cruz del calvario

Esta es la cruz que conduce al perdón de pecados.

Leer más
4

La segunda cruz: Crucificar al viejo hombre y la carne con sus pasiones y deseos

Esta «crucifixión» es necesaria si queremos ser discípulos.

Leer más
5

¿Cuál es el resultado de tomar nuestra cruz?

Un futuro glorioso en el conocimiento de Cristo.

Leer más