Obediencia de corazón: Aprendiendo de Jesús

Nadie puede ser forzado o puesto bajo presión para vivir una vida de obediencia.

Escrito por Cristianismoactivo
Obediencia de corazón: Aprendiendo de Jesús

Obediencia de corazón 

Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios…” Efesios 6: 5-6. 

Nadie debe ser puesto bajo presión o ser forzado a vivir una vida de obediencia. Es solo la obediencia de corazón la que agrada a Dios, y Él da el Espíritu Santo a todos los que le obedecen. (Hechos 5:32) Entonces, ¿qué es lo que usualmente impide que las personas sean obedientes de corazón? 

Nuestro propio “Yo 

Este “Yo” es nuestra propia voluntad humana, que quiere ser algo y sabe la mejor manera de hacer las cosas. Es todo lo que es egocéntrico, todo lo que gira alrededor de nosotros y quiere convertirse en algo importante. Con frecuencia los anuncios publicitarios dicen: ¡Cómprate esto o aquello!; ¡Te lo mereces!  Y nosotros lo creemos, queremos ser alguien, ser significativos, subir y subir, y merecer todas las cosas, cuando en realidad, esto es completamente erróneo. 

El espíritu del Anticristo seduce a las personas con esa mentalidad, pero Jesús tenía una mentalidad diferente; Él quería ser como Su padre. El anticristo también queria ser como Dios pero él se exaltó a sí mismo continuamente y por lo cual tuvo que ser desechado. Jesús constantemente se humilló a sí mismo y dijo: “No se haga mi voluntad, sino la tuya” Lucas 22:42. Nació de María, por eso tenía una voluntad humana, pero también era un hijo de Dios. Fue concebido por el Espíritu Santo, por lo que no tenía deseo de hacer Su propia voluntad, como la mayoría de las personas. Su anhelo era hacer la voluntad de Dios porque amaba a Su Padre. La obediencia de Jesús fue de corazón, desde el principio. 

Cómo lo tomó Jesús 

Hay una diferencia entre nosotros y Jesús. Nosotros hemos pecado y esto nos ha debilitado, por el contrario Jesús nunca pecó. Era como un cordero; puro, santo, sin mancha ante Dios y el hombre. Por eso también está escrito que Jesús vino “En semejanza de carne de pecado” (Romanos 8: 3). Él tuvo las mismas tentaciones que nosotros, más la carne no se vuelve pecaminosa hasta que empiezas a vivir de acuerdo a sus deseos. Jesús nunca cedió ante los deseos de Su carne, y es por ello que nunca se convirtió en pecador. 

Jesús nunca debió haber muertomás sin embargo porque nos amóeligió morir en lugar de nosotroscomo un cordero sin mancha, para que pudiéramos recibir el perdón por nuestros pecados. ¡Qué enorme gracia se nos ha dado! Jesús quien dio su vida por ti y por , aún éramos cuando eramos pecadores debe ser a quien servimosÉl es el único digno de servir. 

Renuncia a todo

Si el rey viniera, por ejemplo, y dijera: “¿Podrías mandar un mensaje por mí?” Veríamos que es un gran honor hacer algo para el rey. Pero cuando el rey de reyes se acerca y pregunta: “¿Puedes hacer esto o aquello? Te hará feliz y alegre”, entonces encontramos la resistencia en nosotros mismos, precisamente porque el pecado ha venido al mundo, y tenemos nuestra propia voluntad humana por la cual Satanás ha obtenido el poder. 

Tenemos que odiar nuestra propia vida en este mundo para poder hacer la voluntad de Dios. Solo así es posible. Es absoluta y completamente posible llegar a ser ¡obediente de corazón! Tenemos que renunciar a nosotros mismos, y a todo lo que tiene que ver con nuestra propia vida. Completa y totalmente, sin retener nada. Así Dios se revelará a nosotros, y veremos la gloria de hacer Su voluntad, para que podamos contemplar al Hijo de Dios como está escrito en la Biblia: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.Juan 1:14. 

Obediencia de corazónHaciendo la voluntad de Dios 

¡Hagámoslo! Así podremos ver claramente y decirle “” a Jesús, y continuar diciendo “” a Él y a Su voluntadmientras vivamos en esta tierra. ¡Esto es la obediencia de corazón!  Y despuésnos volveremos total y completamente felices y contentos, que nada más importará. 

Este artículo está inspirado en una prédica de Kåre J. Smith del 21 de mayo de 2019.

 

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

El nuevo pacto y el misterio de la iniquidad

Escrito por Sigurd Bratlie

El Nuevo Pacto es un pacto personal que hacemos con Dios, donde nos comprometemos a obedecer toda su voluntad y a cambio Él se compromete a armarnos con todo lo que necesitamos para lograrlo. El misterio de la iniquidad es que la mayoría de las personas han intentado minimizar esta parte de la gracia que Jesús nos entregó y, a cambio, han convertido la gracia de Dios en una licencia para pecar.