Motivos para celebrar: 35 versículos bíblicos para reflexionar en la Navidad

Versículos bíblicos que nos inspiran y nos motivan en la Navidad: ¡Nuevas de gran gozo – pero también un llamado a ir a la acción!

Motivos para celebrar: 35 versículos bíblicos para reflexionar en la Navidad

Realmente tenemos razones para celebrar en Navidad, ¡así como muestran claramente los siguientes versículos en la Biblia! El nacimiento de Jesús anunciaba un nuevo pacto entre Dios y su pueblo, además de que fue el inicio de una vida triunfante y victoriosa, que no solamente procura darnos redención por nuestros pecados sino que también abre un camino que lleva de vuelta a Dios. Dicho camino se había cerrado a causa de la caída de la humanidad en el pecado.

Desde el principio hasta el fin, la Biblia tiene cientos, incluso miles de versículos con profecías del nacimiento de Jesús, Su obra, Su propósito, cómo podemos seguirlo y el resultado de Su obra aquí en la tierra para nosotros que creemos en Él y lo seguimos. A continuación les dejamos 35 versículos de la Biblia para reflexionar en Navidad. Pareciera que son muchos, pero es casi imposible hacer una selección representativa ¡ya que hay tantos de donde elegir! Tomate tu tiempo y lee los versículos ¡meditando en el gran impacto que estas palabras tienen en tu vida – y en tu eternidad! ¡Esperamos que te sean de ayuda e inspiración así como lo fueron para nosotros mientras los compilábamos!

Versículos bíblicos que contienen profecías del nacimiento, obra y propósito de Jesús:

Desde el principio, Dios le dio a Su gente la promesa de que serían redimidos por el Mesías, Su propio Hijo, el cual nacería como un hombre para nuestra redención y salvación. Observa cómo el pueblo de Dios y sus profetas anhelaban con ansias la venida del Mesías:

Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste… Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.” Génesis 3:14-15.

He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.” Isaías 7:14; Mateo 1:23.

“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.

Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor…
Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.”
 Isaías 9:2-7.

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.” Isaías 53:5.

Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores,habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.” Isaías 53:11-12.

“La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo. De parte de Jehová es esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos.” Salmos 118:22-23.

Versículos bíblicos sobre lo que pasó en Navidad: ¡Motivos para celebrar!

¡Finalmente, luego de una larga espera el Mesías nació – humilde y desconocido en un establo, pero anunciado por una hueste celestial de ángeles! Este fue el comienzo completamente de una revolución, ¡el comienzo de nuestra eterna salvación! No es de extrañarse porque los ángeles entonaban cánticos ¿ cómo celebras el nacimiento de Jesús?

“… un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” Mateo 1:20-21.

“Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” Lucas 2:10-14.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.” Juan 3:16-17.

“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.” Gálatas 4:4-5.

Por qué es tan importante la Navidad: versículos bíblicos que muestra lo que hizo Jesús en la tierra, y cómo podemos seguirlo:

Cada segundo que Jesús vivió en la tierra fue usado para hacer la voluntad de Dios y destruir las obras del diablo. A causa de esto, Él pagó el precio del pecado con Su propia vida y con el fin de que pudiéramos recibir perdón. ¡Sobre todo, Él nos dejo sus pisadas para que las siguieramos, y envió Su Espíritu Santo para ayudarnos y también pudiéramos recibir victoria sobre el pecado en nuestras vidas y hacer la voluntad de Dios!

“Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” Juan 8:12.

Por lo cual, entrando en el mundo dice: sacrificio y ofrenda no quisiste; mas me preparaste cuerpo. Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron. Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí.” Hebreos 10:5-7.

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.” 1 Timoteo 2:5-6.

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” Filipenses 2:5-8.

“Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.” 1 Juan 3:8.

Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.” Hebreos 5:7-9.

“Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” Romanos 8:3-4.

Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos.” Hebreos 2:10-11.

“Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.” Hebreos 2:14-18.

Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.” 1 Pedro 2:21-24.

“Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado…” 1 Pedro 4:1.

“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.” Mateo 16:24-25.

Versículos bíblicos sobre el glorioso resultado de la vida de Jesús y las promesas para todos los que le siguen y creen en Él:

Jesús siguió adelante, abriéndonos un camino y preparando un lugar para nosotros en las moradas celestiales. ¡Si le obedecemos y le seguimos, nosotros también llegaremos a donde Él está! ¿Es esta tu esperanza y tu anhelo? ¡Vivamos nuestras vidas haciendo valer el amor y sacrificio que Jesús hizo por nosotros, y así podamos estar juntos con Él por toda la eternidad!

Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.” Daniel 7:13-14.

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:23.

Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.” 1 Corintios 15:20-22.

“…así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan. Hebreos 9:28.

“…Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.” Efesios 5:25-27.

“Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.” Hebreos 7:25.

Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.” Juan 17:20-23.

Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.” 1 Juan 3:2-3.

“Porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.” 1 Corintios 15:52-57.

“Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.” Apocalipsis 3:21.

“Bien, buen siervo y fiel… entra en el gozo de tu señor.” Mateo 25:14-29.

Nuevas de gran gozo en Navidad – ¡Haz llegar la noticia!

Quizá tienes un versículo favorito sobre la Navidad y de la vida y obra de Jesús que realmente te inspira y te es de ayuda. Agregalo a esta colección, y ¡asegurate de leer estos versículos frecuentemente para fortalecer y motivar tu vida cristiana – como un seguidor de nuestro amado Salvador Jesucristo! ¡y se parte de pasar las nuevas de gran gozo!

La posteridad le servirá; esto será contado de Jehová hasta la postrera generación. Vendrán, y anunciarán su justicia; a pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto.” Salmos 22:30-31.

Si esta colección de versículos bíblicos te inspiró, lee más en nuestra página de tópicos sobre la Navidad, o en los artículos en la parte de abajo:

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

Una salvación tan grande

El apóstol que escribió la Carta a los Hebreos lo llamó «palabra de exhortación». El propósito de este libro es reforzar y expandir esta exhortación, y brindar fe y salvación a todos aquellos que tienen un llamado celestial. Todos los que siguen la exhortación de la Carta a los Hebreos pueden alcanzar esta gran salvación.