Mi poder se perfecciona en la debilidad

Ser consciente de tus debilidades con respecto al pecado en la carne no es el final del camino, ¡al contrario! ¿Sabes de dónde obtener poder?

Mi poder se perfecciona en la debilidad

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.” Hebreos 4:15.

 “Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados; para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad.” Hebreos 5:1-10.

Si Jesús iba a ser nuestro Sumo Sacerdote, tenía que ser tomado de entre los hombres. Por lo tanto, tuvo que convertirse en el Hijo del Hombre y  participar en carne y sangre de la misma manera que los niños (Hebreos 2:14). De este modo, Él también participó de nuestras debilidades y pudo ser tentado, convirtiéndose así en nuestro misericordioso y fiel Sumo Sacerdote.

El poder de Dios se perfecciona en las debilidades

Podemos preguntarnos: ¿Qué tan débil fue Jesús? fue tan débil que en los días de su carne ofreció ruegos y súplicas con clamor y lágrimas a aquel que le podía librar de la muerte (Hebreos 5: 7). Los ruegos y súplicas son signos de debilidad. Está escrito que fue escuchado a causa de su temor reverente. Él tenía que morir, un justo por nosotros los injustos; sin embargo, Él no sufrió este tipo de muerte: “Porque si vivís conforme a la carne, moriréis…” Romanos 8:13.

Pero para no sufrir esta muerte, tuvo que luchar con ruegos, súplicas, gritos y lágrimas vehementes en los días de su carne. Así de débil era en aquellos días. Pero Él estaba consciente de su debilidad, y por eso también era poderoso y nunca cometió pecado. El poder de Dios se hizo perfecto en Su debilidad.

Pablo fue un fiel seguidor de Jesucristo. Cuando Él oró para ser liberado de Su debilidad, recibió esta respuesta: “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. 2 Corintios 12: 7-10.

Todas las personas de carne y hueso son débiles, pero no todos son conscientes de su debilidad, debido a que no tienen temor de Dios. Una persona débil que ve el peligro huye, pero el fuerte tiene grandes pensamientos sobre sí mismo. Él no grita por ayuda. Fue por la gracia de Dios que Jesús pudo vencer y ser un Cordero puro y sin mancha, por eso pudo probar la muerte por todos nosotros (Hebreos 2: 9-10). Fue a través de la debilidad de Pablo que la gracia de Dios le fue suficiente y así el poder de Dios pudo perfeccionarse en él. Pablo dice: “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy …” 1 Corintios 15:10.

Clama a Dios

Muchos creen que el motivo de su debilidad es por que sufren la derrota y el pecado. ¡Pero así no es! Esa no es la razón. La razón es que no están conscientes de su debilidad, por lo que no son lo suficientemente temerosos de Dios como para clamar a Dios por su necesidad antes de caer. No van ante el trono de la gracia para buscar a nuestro fiel y misericordioso Sumo Sacerdote, aquel que simpatiza con su debilidad y por lo tanto puede darles la gracia para ayudarlos en el momento oportuno. (Hebreos 2: 17-18).

Somos exhortados a huir de la corrupción que está en el mundo debido a sus deseos, a huir de las pasiones juveniles, a huir del amor al dinero, etc. Pero ¿por qué no huimos? La razón es porque no somos conscientes de nuestra debilidad, o porque no somos lo suficientemente temerosos de Dios como para que sea vital alejarse de estas cosas. Por lo tanto, no recibimos la gracia para hacernos fuertes y poder vencer.

Lee más acerca de: ¿Qué tan importante es “huir”?

Si eres consciente de tu debilidad, eres también humilde y recibes gracia. Así te vuelves fuerte en Dios, porque su poder se perfecciona en la debilidad. Pero también huirás de todo y de todos los caminos que te atraen al mundo y sus deseos, y seguirás la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor (2 Timoteo 2:22).

Timoteo, el hombre de Dios, no se consideraba demasiado bueno para recibir tales exhortaciones. Él era consciente de su debilidad y recibió gracia de ser un gran siervo del Señor.

 

Este artículo fue traducido del noruego y publicado por primera vez en el periódico de BCC “Skjulte Skatter” (“Tesoros Escondidos”) en febrero de 1972.
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag

¿Te interesa leer más? Dale un vistazo a nuestra página sobre la gracia, o a los artículos en la parte de abajo.

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.