Ir al contenido
Por favor Iniciar sesión o bien registrarse for å laste ned e-bøker.

Disponible en Afrikaans, Deutsch, English, Español, Suomi, Français, Italiano, Nederlands, Norsk, Română

Estoy crucificado con Cristo

Este libro está basado en lo que Pablo escribe en Gálatas 2,19-20: «Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.» Aquí Elías Aslaksen explica lo que esto significa, y cómo el lector puede tener el mismo testimonio que Pablo en su propia vida.

La introducción de Elias Aslaksen al libro comienza así: «Una cosa es que Jesús haya sido crucificado, pero otra muy diferente es que nosotros lleguemos a ser crucificados. Así también una cosa es que Él haya hecho la voluntad de Dios y otra muy diferente el que nosotros la hagamos. Él no fue crucificado por nosotros para librarnos del ser crucificados, sino porque nosotros debíamos ser crucificados juntamente con Él».

Aslaksen también explica el propósito del libro: «Este pequeño libro fue escrito con el propósito de que más personas lleguen a lograrlo; que tú también lo logres, querido lector.» Él sigue escribiendo sobre el significado que tiene para nosotros el ser crucificados; que es más que un símbolo de la obra que Jesús hizo por nosotros. Significa que nuestra propia carne, con sus pasiones y deseos está clavada en la cruz (Gálatas 5,24), de modo que el pecado ya no se manifiesta en nosotros, ya que la carne en efeto ha muerto. Esto significa que nuestra vieja naturaleza es dejada de lado a medida que tomamos la vida de Cristo. La fe en esta crucifixión de nuestra carne nos da victoria sobre el pecado allí donde la luz alumbra sobre este pecado en nuestra propia vida. Esta vida crucificada produce resultados poderosos en aquellos que eligen vivirla. Ellos experimentan las promesas de Dios en sus vidas. Experimentan una vida victoriosa, reposo en Dios, un crecimiento espiritual personal, y un crecimiento en el cuerpo de Cristo.

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Síguenos