Ir al contenido
Por favor Iniciar sesión o bien registrarse for å laste ned e-bøker.

Disponible en Afrikaans, Deutsch, English, Suomi, Français, Italiano, Nederlands, Norsk, Română

El evangelio de Dios

La gracia significa que todo mi pecado es perdonado cuando lo confieso. Pero también significa que recibimos poder para obedecer la verdad con la cual vino Jesús. En este libro escribe Sigurd Bratlie acerca de esto, y nos muestra que el verdadero evangelio de Dios es la obediencia a la fe.

Sigurd Bratlie tenía en su corazón poder revelar el engaño de Satanás y mostrar a las personas la verdad del evangelio de Dios. Podemos ver esto en el prefacio que escribió para este libro:

«Es para mí un gran deseo del corazón develar el terrible engaño que el espíritu del Anticristo pudo realizar entre los muchos millones de hombres que llaman a Dios. Este espíritu ha desechado la obediencia de la fe, y con ello todo el evangelio.

El espíritu del Anticristo ha adulterado la gracia, de tal forma que la mayoría de estos hombres creen ser Hijos de Dios sin serlo. Esto he expuesto en varios capítulos para aclarar este engaño y con ello a la vez la verdadera gracia. De esto se trata en cada capítulo. Por ello, tú puedes leer cada capítulo independientemente de los otros, recibiendo así entendimiento acerca de este engaño en el área que te interese en especial. Este engaño se encuentra en todas las áreas de la vida.

Es de asombrar cómo este engaño – ya en los días de los apóstoles – se pudo expandir de esta forma. Leyendo sus cartas ves que insistentemente advierten y exhortan de cuidarse de ello. Si ya era así en el tiempo de los apóstoles, ¿cómo lo es en nuestro tiempo?

¡Espero que una vez leídos estos capítulos hayas recibido un profundo entendimiento de esto! Este libro está dirigido a aquellos que quieren ser discípulos de Jesús, a quienes buscan verdadero temor de Dios.»

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Síguenos