Ir al contenido

La historia de Rut como nunca la hubieras pensado

La historia de Rut y Noemí es muy conocida. ¿Alguna vez has pensado en cómo podrías aplicar esta historia en tu vida?
The book of Ruth in the Bible

Rut podría tener el título de la mejor nuera de la historia. Pero el libro de Rut es más de lo que parece a primera vista. Recientemente he descubierto la semejanza entre la muy conocida historia y la vida del Nuevo Pacto.

Rut y Noemí

Un resumen rápido del libro de Rut:

Habiéndose mudado a Moab y perdido todo allí, incluyendo a su esposo y sus dos hijos, Noemí decidió que era hora de regresar a casa con Judá. Debió de haber sido desgarrador para ella comenzar el viaje de regreso sin aquellos con los que había comenzado. Pero ella tenía a sus dos nueras, Orfa y Rut. En aquellos días, seguían siendo parte de su hogar, a pesar de que sus esposos se habían ido.

En algún punto del camino, Noemí debió haber considerado cuánto se habían dado por vencidas las dos chicas al dejar el que probablemente era el único hogar que habían conocido. Ella les suplicó que regresaran a los hogares de sus madres. Al principio ambas chicas se resistieron, pero finalmente su persistencia persuadió a Orfa, y ella besó a Noemí y se marchó a casa. Pero el libro de Rut nos dice que Rut no se dejó convencer. Su compromiso con su suegra era demasiado fuerte. “Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo”, le dijo a Noemí.

Dos viudas no habrían tenido una vida fácil en aquellos días, y probablemente experimentaron hambre y pobreza cuando llegaron a Judá. Pero tenían un pariente rico, un hombre llamado Booz, y Rut fue a sus campos, donde se recogía la cosecha, para recoger el grano sobrante. Booz la miró allí, y él ya había oído hablar de su devoción y cuidado por Noemí. Así que él la tomó bajo su protección, le permitió recogerla de las gavillas y le dio comida para alimentarse. Con el tiempo Booz y Rut se casaron.

Debido al compromiso y el amor de Rut hacia Noemí, y su negativa a regresar de lo que sabía que era el camino que debía tomar, Dios la bendijo tremendamente. Ella y Noemí pasaron de ser viudas pobres a una vida segura. Ella también se convirtió en la bisabuela del rey David, y de esa manera ella también fue un antepasado de Jesucristo mismo. Todo esto se puede leer en el libro de Rut.

El libro de Rut y nosotros

¿Cómo puede entonces esta historia relacionarse con nuestras vidas ahora?

Nosotros también debemos tomar la decisión de dar la espalda a nuestra vida  vieja y comenzar un nuevo viaje. Dios nos llama y acerca nuestros corazones a Él; recibimos fe para comenzar una  vida nueva. Esto significa que renunciamos a nuestra propia voluntad, y a cualquier otra cosa que Dios demande de nosotros, cualquier cosa que nos impida seguir a Jesús al 100%. Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas,  y aun también  su propia vida, no puede ser mi discípulo”, dijo Jesús” Lucas 14:26. Esto parece ser un orden elevado de cosas por las que renunciar, pero no significa que debemos dar la espalda a todos los que conocemos; sino que, significa que no permitamos que nada ni nadie nos impida seguirlo.

Así como Rut pudo haberse sentido tentada a dejar a Noemí y regresar a casa, Satanás tratará de persuadirnos para que regresemos a nuestras viejas formas de vida. Pero nuestro compromiso como discípulos debe ser completo. Por fe, nuestra voluntad, sentimientos y deseos personales son conquistados a medida que seguimos a Cristo. Lo que dejamos atrás se convertirá en basura para nosotros cuando abrimos nuestros ojos a la bendición que viene de seguir a Jesús por amor a Él.

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo perdí todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.” Filipenses 3:7-8.

Juicios, ayuda y la recompensa

Nos enfrentaremos a pruebas a medida que vamos por este camino, pero nuestras pruebas no serán necesariamente pruebas externas como el hambre y la pobreza. Tenemos que luchar la buena batalla de la fe para hacer la voluntad de Dios, en oposición a los deseos de nuestra carne. Pero es a través de estas pruebas, que Pedro describe como “ser probado por el fuego”, que nuestra fe se vuelva genuina y preciosa. Que “sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando se manifestado Jesucristo.” 1 Pedro 1:7.

Rut y Noemí sabían que encontrarían ayuda de su pariente cuando estaban en necesidad. Nosotros también necesitamos buscar la relación que sabemos que será de beneficio eterno. Una relación con Dios, quien tiene todo el poder en el cielo y la tierra, y puede compartir ese poder con nosotros. Además de ayudarnos de todas las maneras posibles en esta vida, Él también prepara un lugar para nosotros en la vida venidera. Ora a Él, cree en Él, mantente cerca de Él, cultiva una relación íntima con Él. Él es nuestro amigo y ayudador a medida en que le encomendamos, desde las pruebas más grandes de la vida hasta los asuntos más pequeños y cotidianos.

Nuestras pruebas son más ligeras cuando sabemos cuál es el resultado final. La fidelidad nos dará las vida más rica posible. Seremos perfeccionados, establecidos, fortalecidos y fundados. Dios podrá usarnos en Su ministerio, seremos conformados a la imagen de Cristo, nuestras vidas serán bendecidas en la tierra, y ¡un día podremos estar con nuestro Señor como herederos junto con Él por toda la eternidad! ¡La fidelidad recompensa abundantemente! (1 Pedro 5:10; Romanos 8:28-29; Romanos 8:16-17)

Puedes leer más comentarios de las historias más conocidas en la Biblia en nuestra página de tópicos “Hombres en la Biblia.”

Quizá también te interese leer en los siguientes artículos:

¿Qué significa pelear la buena batalla de la fe?

¿Por qué puedes siempre gozarte en las pruebas?

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

El nuevo pacto y el misterio de la iniquidad

El Nuevo Pacto es un pacto personal que hacemos con Dios, donde nos comprometemos a obedecer toda su voluntad y a cambio Él se compromete a armarnos con todo lo que necesitamos para lograrlo. El misterio de la iniquidad es que la mayoría de las personas han intentado minimizar esta parte de la gracia que Jesús nos entregó y, a cambio, han convertido la gracia de Dios en una licencia para pecar.

Síguenos