Haz que tu tiempo valga hoy y en la eternidad

Dios nos permite pasar por diferentes tiempos en nuestras vidas. ¿Cómo haces uso de estas oportunidades?

Haz que tu tiempo valga hoy y en la eternidad

“Y los hechos del rey David, primeros y postreros, están escritos en el libro de las crónicas de Samuel vidente, en las crónicas del profeta Natán, y en las crónicas de Gad vidente,con todo lo relativo a su reinado, y su poder, y los tiempos que pasaron sobre él, y sobre Israel y sobre todos los reinos de aquellas tierras.” 1 Crónicas 29:29-30.

Los tiempos pasaron sobre David e Israel, y así tambien pasa el tiempo sobre nosotros y la iglesia. Muchas cosas llegan a la luz buscando en estos tiempos; nuestra vida está escondida aquí.

Hubo un tiempo en el que David era un pastor; paso un tiempo en la corte real de Saúl, un tiempo en el exilio, otro como rey de Judá, después como rey de Israel, otro tiempo donde tuvo que huir de su hijo, etc…

Estos tiempos pueden compararse con las capas de la tierra. Las capas corresponden a las diferentes épocas, y estudiando estas capas, los arqueólogos han encontrado más acerca de las cilivilizaciones que vivierón en aquellos días. Por medio de estas excavaciones pueden crearse una imagen de como la gente vivió y se desarrolló en los siglos pasados.

Cada era forma la base para la siguiente. Si David no hubiera sido fiel como pastor, entonces nunca hubiera podido matar a Goliat, y por lo tanto tampoco se hubiera sentado en la mesa de Saúl. Si no hubiera sido fiel en el tiempo de su exilio, tampoco hubiese podido ser rey de Israel. Si no hubiera sido fiel en su tiempo como rey, su trono no podría haber sido establecido para siempre.

Diferentes tiempos pasarón mientras David era rey y tenía la resposabilidad sobre Israel. Hubo tiempos de guerra, de alboroto, de pestilencias y de paz. Todo lo que afectaba a Israel también afectaba a David. Si examinamos esos tiempos, podemos “excavar” en la sabiduría de David, en sus grandes obras, y sus errores. Nada se perdió, pues todo está oculto en las capas – de esos tiempos.

“Las capas” en nuestra propia vida

Dios también permite que pasemos por diferentes tiempos en nuestras vidas. Experimentamos tiempos de prosperidad, bendición y de honor. Experimentamos tiempos de adversidad y tiempos donde somos maldecidos y despreciados. Pasamos por tiempos de malentendidos, envidias y tiempos donde sómos envidiados y hablan mal de nosotros. También tenemos una infancia, un tiempo de juventud, de madurez y de vejez.

Estos tiempos se presentan con varias tentaciones y dificultades, pero también con tareas y posibilidades. Las victorias que puedes ganar y las oportunidades que puedes alcanzar en este tiempo en particular no se van a ganar o a lograr en el tiempo que sigue. Nada de lo que hacemos desaparece. Todo está enterrado en estas capas. Solo son pocos los que saben de este asunto y que lo entienden cuando el tiempo ha pasado. Entoces despiertan y se dan cuenta de lo que deberierón y no haber hecho, pero ya es muy tarde, y las capas de la tierra testifican en contra de ellos. (Isaías 57:12)

También hay tiempos que pasan sobre la iglesia – tiempos de avivamiento, tiempos de sequía, de paz, de crisis, tiempos de honor y de reproche. Nosotros también somos parte de estas capas. Cuando estos tiempos pasan por la iglesia, la pregunta es si entendemos o no por lo que estamos pasando, para así convertimos en una pieza de oro en esta capa de la iglesia y no en una oxidada.

Generalmente a la gente le gusta más unos tiempo que otros; les gustaría vivir en los tiempos donde hay avivamiento y paz, y no en los de guerra y sequía. Sin embargo, tales deseos no provienen de la sabiduría, porque debemos pasar sobre todo tipo de tiempos en nuestras vidas y en la iglesia; para ser probados y que tengamos el derecho de sentarnos en el trono junto con Jesús. Así como Jesús fue causa de que muchos cayeran y la causa de que otros fuerán levantados, en estos tiempos se hará manifiesto las verdaderas actitudes de la gente ya sea para su caída o para su levantamiento.

La mayoría de la gente no quiere excavar en estas capas, pues odian a los “arqueólogos.” Sin embargo, no podemos estorbarlos y tenemos que aceptarlo. La gente no puede encontrar todo, pero un día Dios va a excavar sobre todo lo que está oculto en estas capas – los tiempos. Por eso debemos velar y orar para estar irreprensibles en todos los tiempos, y ser hallados sin mancha luego de haber vencido sobre todas las cosas. (Efesios 6:13, 1 pedro 1:6-7)

“Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.” (2 Pedro 3:14)


Este artículo ha sido traducido del noruego, y es una versión editada de un artículo que se publicó por primera vez en el periódico de BCC “Skjulte Skatter” (“Tesoros Escondidos”) en Marzo de 1940
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.