¿Qué dice la Biblia sobre la homosexualidad?

Dios nunca ha sido ignorante, ingenuo, o intolerante.

Escrito por Cristianismoactivo
¿Qué dice la Biblia sobre la homosexualidad?

La sexualidad humana es compleja. Nos afecta física, mental y espiritualmente. Por causa del poder del pecado, introducido en el mundo por la caída, Dios nos dio leyes espirituales para asegurar que la sexualidad pudiera seguir siendo la bendición que Él quería que fuera.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra… ‘Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.'” Génesis 1:27-28 y Génesis 2:14.

Esta relación – entre el hombre y la mujer dentro de un matrimonio fiel durante la vida – se repite una y otra vez en toda la Biblia, y es la única relación sexual aprobada y bendecida por Dios.

Después de la caída, los instintos sexuales que eran puros se contaminaron por el pecado, y de pronto se avergonzaron de su desnudez. (Génesis 3:7, 10-11) Deseos impuros fueron despertados, y siguieron afectando a sus descendientes por todas las generaciones.

Pasiones e inmoralidad sexual

Nuestro impulso sexual no es un pecado. Pero los deseos sexuales fuera del matrimonio, entre un hombre y una mujer, son los que la Biblia llama “pasiones”, y ceder antes estas pasiones es pecado; incluyendo relaciones sexuales antes del matrimonio, sexo extramarital, ceder antes pensamientos sexuales y practicar la homosexualidad. Esto se describe tanto en el antiguo como en el nuevo pacto. Algunos de estos versos bíblicos se incluyen al final de este artículo.

Dios es la máxima autoridad

Nuestras personalidades, inclinaciones, reacciones, orientaciones, puntos de vista, opiniones, etc. son complejas. Algunas de estas cosas están programadas en nuestros genes, mientras que otras son influenciadas por nuestro entorno, circunstancias, educación, enseñanza y otros factores.

Las sociedades, culturas y normas continuamente están cambiando y evolucionando, pero Dios, Su Palabra y el Espíritu que hay en ella, no cambian. Cuando Dios prohibió específicamente la actividad homosexual y otras inmoralidades sexuales, no fue porque fuera ignorante, ingenuo, o intolerante. La ley fue dada porque la humanidad se había desviado del propósito y la bendición original de Dios. Lo que era inmoral según las normas de Dios en ese entonces no se ha vuelto moral hoy solamente porque la mayoría lo tolera y acepta.

Somos afortunados de que se han enfocado mucho en nuestros días en los derechos y las libertades humanas, y se han tomado medidas drásticas contra la opresión, el abuso y la injusticia. Cada persona tiene el derecho de elegir su fe, perspectiva y su forma de vida, y debe respetarse. Sin embargo, no podemos ignorar la Palabra de Dios si queremos vivir como creyentes cristianos. La Biblia nos da muchas promesas, pero también condiciones para vivir una vida buena y feliz. Dios es nuestro Creador, y es Su voluntad únicamente, como lo expresa la Biblia, la que es perfecta y no cambia ahora y en la eternidad.

Dios no nos dejará ser tentados más de lo que podemos soportar

Toda la gente se encuentra con dificultades en la vida, tanto en las situaciones físicas como en la vida vida espiritual. No vivir de acuerdo esta orientación homosexual requiere un gran sacrificio. Pero Dios bendice a todos aquellos que viven completamente para Él. Nadie que haya realmente renunciado a todo para servir a Dios se arrepentirá. Él solo quiere lo mejor para nosotros.

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” 1 Corintios 10:13.

A pesar de que la Palabra de Dios es radical, Dios ama a todos los pecadores, no importa quienes sean, su pasado o las cosas que hayan hecho. (Romanos 6:23) Él ama a cada uno de nosotros, más de lo que podamos comprender. Por eso mandó a Su Hijo, Jesucristo, el cual pagó el precio por nuestros pecados, y nos ha enseñado un camino para escapar.

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.” Mateo 11:28-30.

“Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.” Romanos 6:22. La lucha puede ser difícil, el sacrificio pesado, pero no puede compararse con la vida gloriosa y eterna que Dios dará a aquellos cuyos nombres están escritos en el Libro de la Vida – los que vencieren. (Romanos 8:18, Apocalipsis 3:5) No hay pecado por el que Jesús no haya muerto; y no hay tentación que Dios no nos pueda dar fuerza para vencer. Él ha extendido su mano – ¡aférrate a ella!

Algunos versículos de la Biblia con respecto a la inmoralidad sexual

No te echarás con varón como con mujer; es abominación.” Levítico 18:22.

¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.” 1 Corintios 6:9-11.

Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.” Mateo 5:27-28.

Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.” 1 Corintios 6:18.

Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.” Hebreos 13:4.

Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.” Romanos 1:20-32.

 

Quizá estés interesado en leer en nuestra página de tópicos acerca de las relaciones y la sexualidad, o en los artículos en la parte de abajo: 

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.