Débora: Poder para actuar

La historia de Débora – profetisa y juez en Israel – es un poderoso ejemplo de como la fe funciona ¡cuando es puesta en práctica!

Débora: Poder para actuar

¿Alguna vez has estado en una situación abrumadora, donde quizá sabías que tenías que hacer o decir algo pero no era tan fácil? A menudo, podemos bloquearnos totalmente en situaciones como estas. Un montón de cosas pueden ser lo que nos detienen: Pensamientos de inferioridad, miedo de lo que los demás piensan de nosotros, dudas, orgullo, flojera e incluso falta de disposición. Nuestra primera reacción ante tales situaciones es normalmente “retirarnos” o buscar una “salida.”  

Pero Dios tiene un mejor plan y esperanza para nosotros. Considera la historia de Barac y Débora:

Una orden del Señor

Débora era líder, juez y profetisa en Israel – una persona a la que Dios pudo revelar sus secretos. (Amós 3:7) Dios la usó para transmitir Su voluntad al pueblo de Israel. Puedes leer toda la historia en Jueces 4-5.

Cuando Débora recibía una instrucción de Dios, era rápida para actuar. No se quedaba meditando en las ventajas y desventajas, pensando en todo lo que podría ir mal, o dudando de sus habilidades para hacer lo que Dios le mandó. Si Dios decía que algo se necesitaba llevar a cabo, era suficiente para ella. Su fe en Él le dio el poder para actuar. Ella recibió todo lo que necesitaba de Él para llevar a cabo Su voluntad.

Un día Déborah recibió instrucciones claras del Señor. Tenía que llamar a un hombre que se llamaba Barac y decirle que el Señor Dios le mandó a juntar 10.000 hombres en el monte de Tabor. Allí Dios iba a ayudar a Barac y a los Israelitas a derrotar a Sísara, el capitán del ejército de Canaán, el cual había oprimido a Israel durante muchos años. A causa de esa opresión incesante, los Israelitas habían clamado a Dios por ayuda, y ese era el plan de Dios para derrotarlo una vez por todas.

El Señor está contigo: ¿Estás dispuesto?

El hecho que Sísara tenía 900 carros herrados no significaba nada para Dios, pues Él estaba listo y dispuesto a dar a Israel la victoria sobre el capitán y su ejército. Pero Barac no estaba dispuesto a guiar al ejército de Israel solo. Respondió a Débora: “Si tú fueres conmigo, yo iré; pero si no fueres conmigo, no iré.”

Por supuesto Débora fue con él. Era celosa para hacer lo que el Señor había mandado, y en el día de la batalla dijo: “Este es el día en que Jehová ha entregado a Sísara en tus manos. ¿No ha salido Jehová delante de ti?”

Imagínate, ¡que actitud y disposición! Mientras Barac estaba asustado de ir a la batalla sin ella, Débora estaba llena de fe en que Dios iba a dar la victoria a Israel. Creyó en la palabra de Dios y actuó de acuerdo a las palabras de le había dado.

¡La fe lleva a completa victoria!

Israel ganó completamente la victoria contra sus enemigos en aquel día. Después de eso hubo paz en Israel durante 40 años. Probablemente las cosas hubieran sido diferentes si Débora no hubiera querido ir a la batalla. Debido a su fidelidad y celo – su poder para actuar – se llevó a cabo la voluntad de Dios, e Israel fue liberado.

La batalla hoy en día

Es completamente posible para nosotros tener el mismo espíritu que Débora tenía – llenos de fe y celo en Dios. Todos los “carros herrados” que nos detienen a ir a la acción – pensamientos de inferioridad, miedo de lo que los demás piensan de nosotros, dudas, orgullo, flojera, falta de disposición, etc. – no son nada para Dios. ¿Creemos en realidad lo que Dios dice y atacamos a los enemigos que vemos en nuestras propias vidas? Esos enemigos no son despiadado capitanes. Dios intenta liberarnos de algo muy diferente hoy día: de cosas como la envidia, la pereza, dudas, orgullo, e impureza ¡Dios nos quiere liberar del pecado!

Lee más sobre: ¿Puedo realmente ser libre del pecado?

Tengamos el espíritu de Débora cuando vemos lo que se tiene que hacer en nuestras vidas. No retrocedamos al ver a nuestros enemigos, o al entrar a una situación difícil. Que nos llenemos del espíritu de fe que se encuentra en la Palabra de Dios. Seamos rápidos para llevar a cabo la Palabra de Dios y lo que Su Espíritu nos manda hacer, entonces también nosotros seremos victoriosos.

“Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.” Hebreos 10:39.

Quizáz te interese leer más sobre los héroes de la fe

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

Estoy crucificado con Cristo

Este libro está basado en lo que Pablo escribe en Gálatas 2,19-20: «Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.» Aquí Elías Aslaksen explica lo que esto significa, y cómo el lector puede tener el mismo testimonio que Pablo en su propia vida.