Cree, sin dudar

La fe es un poder ilimitado, pero la duda excluye a Dios. ¡Tenemos que creer sin dudar!

Cree, sin dudar

“Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.” Santiago 1: 5-8.

La duda excluye a Dios

Aún las más mínima duda hace que una persona esté inestable, y que la oscuridad venga y se filtre en su vida. El príncipe de la oscuridad reina en la oscuridad y él gobierna duramente sobre su pueblo. Hemos visto suficiente acerca de lo que la duda, incredulidad, preocupación y desánimo pueden causar y cómo se encuentra lejos de lo que en realidad significa ser feliz. “¿Quién soportará al ánimo angustiado?” está escrito en Proverbios 18: 14. “Más el espíritu triste seca los huesos.” Proverbios 17:22. Cuando dudamos y somos incrédulos alejamos a Dios de nuestras vidas y la carga la tomamos nosotros mismos. El resultado será que cada vez se volverá todo más pesado y más oscuro. Andamos de un lado a otro por causa de nuestros sentimientos y opiniones engañosas. No podemos recibir nada de Dios si dudamos.

Ora en fe

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Hebreos 11:6.

Cuando tenemos a Dios delante de nosotros, tenemos que creer en lo que Él es y en aquello que nos dará por nuestras oraciones. Debemos tener fe que Dios nos ve y que Él está lleno de amor, cuidado y bondad. Él sabe y conoce todas nuestras dificultades y convierte todo en algo bueno, nosotros solo debemos amarlo y creer en Él. Dios ha contado todos nuestros cabellos, y tiene cuidado para que ninguna tentación o prueba sea mayor a lo que podemos resistir. (1 Corintios 10:13)

Si oramos por el Espíritu Santo, recibiremos el Espíritu Santo. Si oramos por sabiduría, recibiremos sabiduría. No debemos dudar del poder y de la bondad de Dios. Aún la más pequeña chispa de fe enciende la luz de esperanza en nuestros corazones y expulsa la oscuridad. Cuando entramos a la luz, reina el Príncipe de la luz y Él tiene cuidado de su pueblo. Él alumbra cada vez más nuestro camino. Su yugo es simple y la carga liviana.

Cree sin dudar

Dudar es terrible. La sabiduría no tiene dudas; es sin hipocresía, está llena de misericordia y de buenos frutos. Enciende y abre nuestros ojos haciendo nuestros pasos más firmes.

Judas escribe: “A algunos que dudan, convencedlos.” Judas 1:22. Es una pena dudar del amor y la bondad, porque Jesús dió Su vida por nosotros.

Cuando Pedro vio la tormenta se asustó y empezó a hundirse. “¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?”, dijo Jesús. Mateo 14:30-31. Cuando la tormenta llega a nuestras vidas, nuestra fe es probada y esta fe probada es valiosa para Dios. Nos hundimos a causa de la incredulidad, pero la fe nos mantiene arriba. (1 Pedro 1: 5 – 7).

Este artículo fue publicado por primera vez en el periódico de BCC “Skjulte Skatter” (“Tesoros Escondidos”) en junio de 1966.
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag

Quizá te interese leer más sobre la duda y la fe en nuestra página de tópicos, o en los artículos en la parte de abajo: 

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.