¿Cómo se perfecciona el amor de Dios en nosotros?

¿Cómo es evidente el amor de Dios por nosotros? Más importante aún: ¿Cómo se hace evidente nuestro amor por Dios?

¿Cómo se perfecciona el amor de Dios en nosotros?

El amor de Dios perfeccionado: el amor mutuo

Por lo general, la gente asume que, si una persona recibe dones espirituales, Dios realmente debe amarla. Sin embargo, esto es solo una expresión del amor de Dios por nosotros, no nuestro amor por Él. La única evidencia que Dios tiene de que le amamos es cuando guardamos Sus mandamientos.

Durante los avivamientos, a menudo vemos que las personas son colmadas de dones espirituales. Tal vez piensas que las personas que han sido tan ricamente bendecidas por Dios también le aman tanto como Él a ellos. Pero a medida que pasan los años, frecuentemente se hace evidente que estas personas tropiezan cuando se requiere el menor acto de obediencia. Son entusiastas mientras están colmados de dones, siempre y cuando no se les impongan requisitos. Pero tan pronto como Dios requiere un pequeño acto de obediencia, se hunden en profundo desaliento y desesperación. ¿Es esta la fe probada que es más preciosa que el oro? ¡No! Por eso el apóstol dice: Pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.” 1 Juan 2: 5.

El amor desigual no es el amor perfecto. Para que sea perfecto, debe ser mutuo. Solo entonces se puede decir que estamos en Él y Él en nosotros. (1 Juan 3:24)

El amor de Dios se perfecciona en comunión con el Padre y el Hijo

El mandamiento de amar permanece como un antiguo mandamiento mientras solo sea verdadero en Él; sin embargo, si nosotros guardamos Sus mandamientos, el antiguo mandamiento se convertirá en un nuevo mandamiento que es verdadero en nosotros, tal como es verdadero en Él. Este amor mutuo expulsará la oscuridad, y la verdadera luz irradiará con toda su fuerza. La Palabra profética es como una luz que brilla en un lugar oscuro. Este es el santo mandamiento. Al guardar Sus mandamientos, este lugar oscuro en el corazón se iluminará. Todo lo que fue luz y verdad en Él se convertirá en luz y verdad en nosotros. Al estar atentos al santo mandamiento, el día esclarecerá y el lucero de la mañana se levantará en nuestros corazones. (2 Pedro 1:19).

“Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.” 1 Juan 1: 3-4.

Es imposible tener comunión con el Padre y el Hijo sin guardar los mandamientos de Dios. Si no guardamos Sus mandamientos, nuestro gozo no será perfeccionado.

Guardando los mandamientos de Dios: El amor de Dios perfeccionado

¡Cómo se engaña la gente cuando vive una vida “feliz” y despreocupada, sin pensar nunca en lo que la voluntad de Dios es para ellos! Viven en el pasado, recordando continuamente el día en que fueron salvos o el día en que fueron bautizados en el Espíritu y recibieron el don de lenguas. El apóstol Pablo olvidó lo que quedo atrás y se extendió a las cosas que estaban por delante.

Si queremos progresar en el reino de Dios en los próximos días, debemos buscar los mandamientos de Dios, conocer Su voluntad y ofrecernos en el poder de un Espíritu eterno. De esta manera floreceremos como un jardín del Señor. Aquellos que pensaban que vivías en cautiverio se quedarán boquiabiertos de asombro cuando se den cuenta de que, al contrario de lo que ellos creían, este es realmente el camino de Dios, el camino que ellos despreciaron.

Este artículo fue traducido del noruego y publicado por primera vez con el título “Los antiguos y nuevos mandamientos” en el periódico de BCC “Skjulte Skatter” (“Tesoros Escondidos”) en octubre de 1922.
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag.

Quizá te interese leer más en nuestra página de tópicos acerca de nuestra relación con Dios, o en los artículos en la parte de abajo:

 

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

El nuevo pacto y el misterio de la iniquidad

El Nuevo Pacto es un pacto personal que hacemos con Dios, donde nos comprometemos a obedecer toda su voluntad y a cambio Él se compromete a armarnos con todo lo que necesitamos para lograrlo. El misterio de la iniquidad es que la mayoría de las personas han intentado minimizar esta parte de la gracia que Jesús nos entregó y, a cambio, han convertido la gracia de Dios en una licencia para pecar.