24 versículos bíblicos para combatir la flojera

Apréndete de memoria algunos de estos versículos ¡y úsalos como una espada contra la pereza y la desidia!

24 versículos bíblicos para combatir la flojera

Versículos bíblicos sobre la pereza, con ayuda para combatirlos

La mayoría puede ver que hay por lo menos un poquito de pereza dentro de nosotros. No tiene nada de malo tomarse un “descansito”, relajarse luego de un día largo y usar el tiempo para cargar energía y reflexionar sobre lo que pasó en el día. Pero cuando sabemos que debemos estar en otro lugar haciendo algo; quizá escuchamos una pequeña voz del Espíritu para que hagamos la tarea que tenemos que hacer, pero en lugar de hacerla permanecemos en donde estamos holgazaneando, indiferentes e ignorando esta pequeña voz. Es allí cuando necesitamos la exhortación “Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio…” Proverbios 6:6.

Puede haber varias razones del por qué estamos inactivos, o puede que tengamos diferentes discapacidades que nos limitan a ir a la acción. Pero Dios sabe cuánto podemos cargar, y no te va pedir más de lo que podamos soportar. Hay una gran diferencia entre entender nuestros límites, y subestimar lo que Dios puede hacer por medio de nosotros – ¡si es que estamos dispuestos!

Apréndete algunos de estos versículos de memoria para que la siguiente vez que seas tentado a estar holgazaneando en el sillón sabiendo que puedes usar el tiempo en algo más productivo – cuando estás luchando entre “comodidad para tu carne” o “salir de tu zona de confort” – puedes usar estos versículos de la Biblia como un arma en contra de la flojera – ¡un pecado que ha robado suficiente tiempo preciado de personas a través de las épocas!

Motivación para ir a la acción cuando no tienes ganas

Romanos 6:11-14

Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.”

Considerarnos muertos al pecado es una decisión que tomamos – nuestros cuerpos ya no son usados para servir al pecado! Y cuando somos tentados mantenemos esta decisión. ¡Esta decisión no tiene nada que ver con nuestros sentimientos!

Gálatas 2:20

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”

Hebreos 3:15

Si oyereis hoy su voz,
No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación.”

1 Corintios 9:24-27 

¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.”

Motivación para hacer el mayor esfuerzo en todo lo que hagas

Colosenses 3:23-24

 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;  Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres.”

Eclesiastés 9:10

“Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.”

Lucas 16:10

“El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.”

Hebreos 6:11-12

“Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.”

Filipenses 2:12-13

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.”

Recordatorio de por qué Dios nos ha dado un cuerpo

1 Corintios 6:19-20

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”

Romanos 12:1-2

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Hebreos 10:5-7

Sacrificio y ofrenda no quisiste;
Mas me preparaste cuerpo.
Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.
Entonces dijeHe aquí que vengo, oh Dios,
para 
hacer tu voluntad.”

Esta fue la actitud de Jesús y Su obra cuando estaba aquí en la tierra. Nosotros también recibimos un cuerpo de Dios, y al hacer Su voluntad en la tierra demostramos que Su voluntad es buena, aceptable y perfecta, para que en los años venideros no haya ninguna duda de que es lo mejor.

Lectura adicional: ¿Sabes por qué Dios te dio un cuerpo?

¿Qué dice la Biblia sobre de la flojera?

Proverbios 6:6-11

Ve a la hormiga, oh perezoso,
Mira sus caminos, y sé sabio;
La cual no teniendo capitán,
Ni gobernador, ni señor,
Prepara en el verano su comida,
Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.
Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir?
¿Cuándo te levantarás de tu sueño?
Un poco de sueño, un poco de dormitar,
Y cruzar por un poco las manos para reposo;
Así vendrá tu necesidad como caminante,
Y tu pobreza como hombre armado.”

Jeremías 48:10

“Maldito el que hiciere con pereza la obra de Jehová, y maldito el que detuviere de la sangre su espada.” [Traducción noruega]

En el campo de batalla, si un soldado por una u otra razón falla al usar su espada, el enemigo rápidamente lo derrotará. Como soldados de Dios, somos llamados a combatir – contra la carne. Si no queremos sufrir – negar nuestras concupiscencias la nutrición que exigen – cedemos a la tentación y por consiguiente nos damos a los deseos de la carne

Proverbios 10:4-5

La mano negligente empobrece;
Mas la mano de los diligentes enriquece.
El que recoge en el verano es hombre entendido;
El que duerme en el tiempo de la siega es hijo que avergüenza.

Proverbios 14:23

En toda labor hay fruto;
Mas las vanas palabras de los labios empobrecen.

Proverbios 19:15

La pereza hace caer en profundo sueño,
Y el alma negligente padecerá hambre.

Proverbios 18:9

También el que es negligente en su trabajo
Es hermano del hombre disipador.

1 Timoteo 5:8

“Porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.”

Recordatorio de que el tiempo es corto

Santiago 4:14

“… cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.”

Juan 9:4

“Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.

2 Corintios 6:2

“He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.”

Efesios 5:15-16

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.”

Romanos 13:11-14

“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.

Si esta colección de versículos sobre la flojera te fueron de ayuda e inspiración, quizá estés interesado en leer los siguientes artículos relacionados:

Así uno puede tener un rápido progreso en la vida cristiana
Salvada de una vida sin contenido

Escritura tomada de la Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Descargar E-book gratis

Estoy crucificado con Cristo

Este libro está basado en lo que Pablo escribe en Gálatas 2,19-20: «Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.» Aquí Elías Aslaksen explica lo que esto significa, y cómo el lector puede tener el mismo testimonio que Pablo en su propia vida.