Ir al contenido

¿Qué dice la Biblia sobre el arrebatamiento?

El arrebatamiento es un tema cautivador pero, ¿qué sabemos realmente sobre esto?

La meta para todo cristiano es ser parte del arrebatamiento. Ese momento glorioso en que Jesús toma a los que le pertenecen al cielo para estar con Él eternamente.

¿Qué es el «arrebatamiento»?

Aunque la expresión «arrebatamiento» no se utiliza ni una sola vez en la Biblia, es el nombre que se ha dado a la ocasión en que Jesús descenderá del cielo a buscar a los que le han amado por sobre todo en esta tierra, y han sido sus fieles discípulos.

«Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.» 1 Tesalonicenses 4,16-18.

Los discípulos de Cristo que ya han muerto resucitarán primero, y los que aún viven en Cristo se unirán a ellos. Todos juntos serán arrebatados en cuerpos incorruptibles para encontrarse con Jesús en el aire.

«Porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.» 1 Corintios 15, 52-53.

¿Quiénes serán arrebatados?

Jesús dice a sus discípulos: «Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.» Juan 14,3-4. Esto significa que hay un camino por el cual podemos ir. Un camino que nos guía hacia Él; para estar junto a Él por la eternidad. Los que aman a Jesús saben adónde va el camino.

«Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va… en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios.» Apocalipsis 14, 4-5.

Estos son los que, por la gracia de Dios, han seguido las pisadas de Jesús. Han hecho lo que es correcto y bueno, y se han convertido en aquello a lo cual estaban llamados a ser: luz y sal en este mundo. (Mateo 5,13-16) Esto significa que ni injusticia, ni insatisfacción o queja, ni ansiedad, ni desánimo, ni pereza, ni mundanidad o vanidad, etc., se ha encontrado en ellos.

Todos juntos son llamados «la esposa de Cristo». Han mantenido firme sin fluctuar lo que es correcto, bueno y verdadero en cada circunstancia, así como su esposo lo hizo en sus días en la tierra, de modo que son puros y dignos de ser «esposa». ««Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han legado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.» Apocalipsis 19,7-8.

Quién se quedará en el arrebatamiento – las vírgenes insensatas

En su historia sobre las vírgenes prudentes e insensatas (Mateo 25,1-13) Jesús nos muestra claramente que no todos los creyentes serán incluidos en el arrebatamiento. Las «vírgenes insensatas» serán las que se quedarán. Son los que no tienen una vida escondida con Cristo en Dios. Aunque tienen una buena apariencia externa, siguen viviendo en el pecado en lo oculto; siguen haciendo lo que saben que es incorrecto. (Apocalipsis 3,1-3)

Se han conformado con sólo tener un buen testimonio delante de los hombres, con victoria sobre el visible, pecado exterior. Quizás fueron muy activos realizando buenas obras. Pero no tuvieron victoria sobre el pecado interior. Los celos, la ira, el orgullo, etc., todo esto que estaba sólo en el interior no había sido purificado. Jesús viene por una esposa que se ha purificado a si misma – ¡una esposa que es pura en el interior!

«… a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.» Efesios 5,27.

¿Cuándo sucederá el arrebatamiento?

La Biblia no nos dice exactamente cuándo sucederá el arrebatamiento. Jesús dice que ni Él mismo lo sabe. «Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.» Marcos 13,32.

Pero en Mateo 24 Jesús habla de diversas señales que podemos observar para saber cuándo vendrá el Hijo del Hombre. Podemos ver que algunas de estas cosas suceden en este tiempo que vivimos ahora, por lo que probablemente podemos esperar que no falte mucho tiempo. El tiempo marcha inexorablemente hacia adelante, y mientras el mundo se hunda más profundamente en la oscuridad, sabemos que la medianoche que Jesús habla en la parábola de las diez vírgenes no está muy lejos. Debemos tomar la exhortación de Pablo en Efesios 5,16 en el corazón: «… aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.»

Pero para los que andan en la luz, así como Él está en luz (1 Juan 1,7), no hay ninguna razón para preocuparse, sino que solamente esperar aquel día con gozo y expectativa. Esta es la meta de toda su existencia mientras están aquí en esta tierra: prepararse para cuando su esposo venga a buscarlos. Viven por lo eterno.

¿Seré parte del arrebatamiento?

«Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.» Lucas 9,23. ¿Renuncias a tu propia voluntad y te niegas a ti mismo para ser un discípulo de Cristo?

«Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.» 1 Juan 3,3. ¿Haces solamente lo que es correcto, bueno y verdadero, y te purificas a ti mismo, y mantienes puro?

¿Haces todo esto actualmente? Entonces serás parte del arrebatamiento. Y si no lo estás haciendo, ¡entonces puedes comenzar ahora! Aún vivimos en un tiempo en que la asombrosa gracia de Dios es efectiva, y todavía estamos en condición de seguir a Jesús en este camino donde nos negamos a nosotros mismos y vencemos el pecado. Esta vida oculta nos da comunión con él, entonces el Esposo te reconocerá el día que descienda del cielo para recoger a los que le pertenecen. (Filipenses 3,8-10)

Es más que un cuento de hadas. ¡Será una realidad inconcebible para aquellos que han amado a su Esposo celestial tanto que han estado dispuestos a seguirlo en este camino que lleva a la vida eterna!

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.

Síguenos