Ir al contenido

¿Puedes crear algo bueno – con la ayuda de algo malo?

Independiente de la religión, su fe o credo, el objetivo de una persona es – probablemente promover algo que es bueno, que brinda libertad, alegría, paz, prosperidad y progreso, que ayuda en la cimentación de una mejor comunidad, crea mejores personas y construye buenas relaciones entre las personas y naciones.

Independiente de la religión, su fe o credo, el objetivo de una persona es – probablemente promover algo que es bueno, que brinda libertad, alegría, paz, prosperidad y progreso, que ayuda en la cimentación de una mejor comunidad, crea mejores personas y construye buenas relaciones entre las personas y naciones.

Sin embargo, si quiero crear algo bueno debo, en primer lugar, ser liberado de todo aquello que se opone al bien – el mal. Y para superar el mal de este mundo debo, en primer lugar, vencer – el mal en mí mismo.

Una fuente de mal o de bien

Todo lo bueno en este mundo tiene su origen en una fuente de bien, y todo lo malo en una fuente de mal. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo, dice el apóstol Pablo en Romanos 7,18. El mensaje del cristianismo anuncia, por lo tanto, una cruz sobre esta carne, que es una fuente de mal. Galatas 5,24. El bien promueve desarrollo, prosperidad y creatividad, el mal en cambio causa estancamiento, aislamiento, espanto y pasividad.

No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Mateo 7,18. Por sus frutos los conoceréis. Verso 16. El mensaje celestial con el cual vino Jesús, transforma todo árbol malo en bueno. Los buenos frutos vienen porque el árbol ha recibido conexión con una fuente de bien, de donde extrae la savia y alimento. La fuente de bien son la Palabra de Dios y el Espíritu Santo.

Efectos positivos o negativos

Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas, dice el apóstol Pablo en Colosenses 3,19. Podemos preguntar: ¿Qué efectos positivos tienen las palabras dichas con ira y amargura en el matrimonio o en cualquier otra relación? Las palabras ásperas crean una atmósfera sombría y opresiva, nada bueno, y mucho menos aportan una solución al problema. La causa de los problemas es porque uno todavía no ha sido liberado del mal.

Al reconocer la verdad, descubrimos que son nuestros propios deseos y exigencias que nos obstaculizan. Cuando uno es libre del amor propio, ¡recibe parte en este amor que es una fuerza positiva que derrite corazones congelados, derriba muros, une a los que están separados, construye relaciones e inspira confianza y seguridad! Por lo tanto – ¡Adelante con lo positivo! ¡Adelante con todo lo que es bueno!

La lengua como una herramienta

La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos. Proverbios 18,21. Con la lengua puedes matar la alegría y la paz, así como la duda y desconfianza, y con la lengua puedes crear una buena atmósfera, un buen ambiente de trabajo, crear esperanza y fe, dar ánimo y apoyo, crear confianza y seguridad. Todas las personas tienen que comer (vivir con) de los frutos (consecuencias) de sus palabras.

Las represalias y la venganza

Pablo escribe en Romanos 12, 17 y 21: No paguéis a nadie mal por mal; ¡procurad lo bueno delante de todos los hombres!… No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

Las represalias y la venganza entre los hombres jamás han producido algo bueno en este mundo. La venganza es del Señor. Este es su asunto, su área. Por esta razón, vale la pena no dar cabida a esto en nuestros pensamientos, y mucho menos expresar algún sentimiento de castigo o venganza sobre otra persona, independiente de lo que ha hecho. Mejor es pensar en lo que ha uno se le ha perdonado y que Jesús, el Hijo de Dios, ha dado su vida en propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. 1 Juan 2,2.

Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama. Lucas 7,47.

¡No puedes crear algo bueno con la ayuda de algo malo!

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.

Síguenos