Ir al contenido

Has oído del peligroso «evangelio imposible»?

¿Es posible realmente cumplir con todos los mandamientos de Dios y recibir todas las promesas?

«El evangelio imposible», como me gusta llamarlo, en realidad no es una doctrina o una creencia definida de un grupo determinado de personas. Es más bien algo que se va infiltrando para destruir partes de la doctrina del evangelio, esto pasa en grupos de todo el mundo. Uno mismo puede estar expuesto a un «evangelio imposible» al estar sentado en la casa leyendo la Biblia.

«El evangelio imposible», significa que a pesar de lo que está escrito en la palabra de Dios – Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto (S. Mateo 5,48), que Dios nos hará vencedores sobre todo el pecado consciente (Romanos 16,20), que no tenemos necesidad de ceder ante nuestros pecados (Romanos 6,12) – a pesar de que la promesa es tan clara, insisto en creer que no puede ser cierto. Es imposible.

«Nos quedamos cortos»,” dicen. «Si, Dios dio el mandamiento y nosotros hacemos nuestro mejor esfuerzo, pero simplemente no es posible de llevar a cabo. Vivimos tan justos como podemos, pero cuando se trata de dar todo somos muy débiles. Vamos a caer. Vamos a pecar. Es por eso que tenemos el perdón de pecados.» ¿Esto te suena conocido? Esto es «el evangelio imposible».

Esto es solo absurdo.

Lo que Dios dijo fue realmente en serio

Cuando uno descubre que está en desacuerdo con Dios y luego presume que es Dios quien ha cometido un error, ¡se trata sólo de orgullo y de la insensatez del razonamiento humano!

Dios sabía cuán importante la Biblia iba a ser para la humanidad. Cuando inspiró a los diferentes autores a escribir la Biblia, ¿no crees que el obró de manera muy directa para lograr que se escriba con exactitud lo que él quería? ¿No habría hecho todo el posible para asegurar que la Biblia sea su palabra verdadera y perfecta?

«Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?» Números 23,19.

Cuando uno descubre que está en desacuerdo con Dios y luego presume que es Dios quien ha cometido un error, ¡se trata sólo de orgullo y de la insensatez del razonamiento humano! Eso es tener fe en la humanidad en vez de tener fe en Dios. Pensar que algo en la biblia no es posible exactamente así como está escrito es solo orgullo y estos pensamientos vienen del diablo. Obviamente es él quien nos envía estos pensamientos. ¡Piensa cuanto le conviene a Satanás que las personas crean en «el evangelio imposible»!

¡Dios tiene todo el poder en el cielo y en la tierra! Él creó todo el universo, y él te creó a ti y a mí, con todas nuestras debilidades e inclinaciones. Esto significa que él sabe con exactitud que se necesita para vivir perfectos como él es perfecto. (Lee en Salmos 139, 1-3)

Ten fe en la victoria sobre el pecado. ¿Por qué la Biblia debería contener versículos extraordinarios como 1.Pedro 2,21-22 o 1.Juan 3, 6-7, si no fuera posible vivir en plena victoria sobre el pecado todos los días de nuestra vida? ¿Por qué Dios hubiera dicho esto si no era cierto? Lee 2.Pedro 1,10, Romanos 6, 12-14, Hebreos 2, 17-18, etc. ¡Cree en estas palabras! ¡Lleva una guerra contra todos los pensamientos de duda hasta que te hayas apoderado de la fe y creas en esto! ¡Lucha por apoderarte de estos versículos! Te apoderarás de la palabra de Dios cuando eres obediente hacia ella, y la sigues exactamente así como está escrita.

Te apoderarás de la palabra de Dios cuando eres obediente hacia ella, y la sigues exactamente así como está escrita.

Traed todos los diezmos al alfolí

Cuando eres completamente obediente a todos los mandamientos que Dios te da, recibirás todas sus maravillosas promesas. La razón de que tan pocos creen en las promesas de la Biblia así como están escritas, es porque solo intentaron vivir en parte según los mandamientos. No estuvieron dispuestos a pagar todo el precio. Quizás que son fieles más o menos un 99% a lo que Dios les ha dicho. Pero son muy pocos que son 100% fieles, ¡y son solamente estos pocos que viven que el evangelio realmente es posible!

«Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado.» Hebreos 12, 4.

« ¡Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde!» Malaquías 3,10.

¿Por qué en la Biblia hay tantas amonestaciones cómo estás? Porque Dios sabía que sería necesario. Si no has vivido que Dios derrama su bendición sobre ti, si no has vivido todas las maravillosas promesas en la Biblia, entonces debes preguntarte si realmente has llevado todos los diezmos al alfolí. ¿Realmente has resistido hasta la sangre combatiendo contra el pecado?

¿Has hecho absolutamente todo lo que está en tu poder, has aprovechado tu tiempo, tu energía y tus pensamientos para servir a Dios, amarlo y obedecer a su palabra? ¿Has orado a Dios por fuerza para soportar? Cada vez que alguien ha vivido que no recibe una de las promesas escritas en la Biblia, es siempre porque de alguna u otra manera no ha cumplido con las condiciones para recibir esta promesa, sin excepción. ¡Dios es fiel! Si tú cumples con tu parte del pacto, él cumplirá con su parte.

¿En qué momento debes pecar, indistinto cuanto te esfuerzas para no hacerlo? ¿En qué momento la fuerza de Dios ya no está disponible?

La Fidelidad, minuto a minuto

Piensa en el mandato de Jesús que dice « ¡vete, y no peques más!» (Juan 5,14; Juan 8,11) Es una exhortación sencilla pero fuerte, pero ¿creemos realmente en esto? ¿No pecar nunca más? ¿Ni siquiera una vez? Parece ser un requerimiento bastante poco razonable.

Pero piensa en el momento que vives, justo ahora. ¿Puedes pasar al siguiente minuto sin pecar? Con fe en Dios es completamente posible, aunque esto signifique que debes renunciar a tu propia voluntad y comenzar una batalla contra los deseos de la carne. Un minuto después de todo no dura tanto. ¿Y el minuto después de esto? ¿Por qué no los próximos cinco minutos? Cinco minutos son superables. También una hora. Tu puedes andar una hora sin pecar si es el deseo más profundo de tu corazón. Si quieres renunciar a todo por causa de Dios y obedecer exactamente a lo que él te dice. Dios ve esta decisión y te fortalece, te ayudará para ser fiel. Y si pasó una hora, ¿no podrás aguantar una hora más, y otra hora más? Y así un día completo.

¿Pero cuándo termina? ¿En qué momento debes pecar, indistinto cuanto te esfuerzas para no hacerlo? ¿En qué momento la fuerza de Dios ya no está disponible? La increíble verdad es que este momento nunca llega; ¡mientras que tú eres fiel, recibirás victoria! Dios te dará la fuerza.

Él sabe lo que hace.

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.

Síguenos