Ir al contenido

¡La alegría puede ser parte de mí!

¡He experimentado que esto es posible!

Si no hubiera sabido sobre esta posibilidad, de que puedo estar “siempre feliz”, mucho en mi vida ciertamente se hubiera visto diferente.

He elegido vivir mi vida en fe, así que me adhiero al 100% de lo que se dice en la Biblia. Un verso en particular que es especialmente importante para mí. Está escrito en Romanos 8:28: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” He elegido creer que Dios me ha llamado y escogido, entonces he decidido creer que todo lo que me encuentro en la vida es bueno para mí.

En la vida cotidiana, esto significa que no importa en qué circunstancias me encuentre, sé que es bueno para mí. Aunque a menudo no se ve de inmediato de esa manera. Tengo una hija que recientemente fue diagnosticada con diabetes y, por supuesto, eso no es divertido. Pero cuando creo totalmente en las palabras “todas las cosas les ayudan a bien“, no me preocupo por mi hija y su enfermedad. Creo que Dios me ha dado esta tarea porque Él quiere lo mejor para mí. Probablemente hay algo que debo aprender. También se aplica a mi hija; Dios quiere lo mejor para ella.  Y me libero de todas las preocupaciones que pueden seguir.

Lo más importante de todo: Yo puedo seguir siendo feliz. Cómo me comporto, como madre, y cómo reacciono en las diferentes situaciones tiene un gran efecto contagioso en los niños. La alegría es contagiosa. Y con alegría, la atmósfera en el hogar será buena y sin ansiedad.

¿Una madre sin preocupaciones?

Para mí es tan importante que mis hijos no tengan que vivir con una madre constantemente preocupada. Por eso es tan liberador entregar todos mis cuidados a Dios y creer que se ocupa de las cosas de las que no puedo ocuparme. Mi tarea es mantener la alegría en mi vida y mi hogar. Y no solo que guardo la alegría, sino que esta alegría y paz sean parte de mí.

Lo opuesto a la alegría es inquietud, preocupación y desaliento. Si dejo que todos estos sentimientos y estados de ánimo vivan en mi mente libremente, y les dejo controlar mis acciones y elecciones, fácilmente me atrapo en algunos de ellos. Esto pronto se convierte en un círculo vicioso, y que se opone completamente a creer en la palabra “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien.” ¡La alegría está muy lejos! La preocupación y la inquietud surgen inmediatamente, por ejemplo: las preocupaciones sobre el futuro – las preocupaciones de repente se vuelven parte de mí. Y eso también tiene un efecto contagioso en toda mi casa.

Esta miseria viene del hecho de que no creo al 100% en las palabras que están en la Biblia. Por ejemplo, la palabra de Mateo 10: 29-31: “¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.  Pues aun vuestros cabellos están todos contados.  Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.” Por la fe en estas palabras, sé que Dios está involucrado en las cosas que suceden en mi vida; Él lo sabe y Él me ayuda y me cuida. Esto me hace feliz.

La alegría se puede extender

Vivir una vida donde la alegría es parte de mí requiere acción. No hay tiempo para sentarse y sentir pena por mí mismo y preguntar por qué las cosas son como son. En cambio, puedo hacer cosas buenas por los demás, primero por aquellos que están más cerca de mí. Cuando comienzo a descubrir las necesidades de los demás y ayudar a satisfacerlas, esto me ha ayudado de dos maneras. Uno deja de pensar en sí mismo y en sus propias circunstancias y se vuelve increíblemente feliz cuando puede hacer felices a los demás.

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

Una salvación tan grande

El apóstol que escribió la Carta a los Hebreos lo llamó «palabra de exhortación». El propósito de este libro es reforzar y expandir esta exhortación, y brindar fe y salvación a todos aquellos que tienen un llamado celestial. Todos los que siguen la exhortación de la Carta a los Hebreos pueden alcanzar esta gran salvación.

Síguenos