Ir al contenido

«El temor de Dios» no ha pasado de moda

El verdadero temor de Dios es y será siempre actual y moderno, si lo entendemos correctamente. Este conlleva en sí promesas eternas. El temor de Dios crea una renovación y una creatividad. El temor de Dios nos hace personas espiritualmente ágiles y fuertes.

Dios es nuestro creador y gobernador. Su voluntad, tal como fue revelado por Jesucristo, no es algo anticuado ni ha pasado de moda. Las leyes eternas de Dios siguen igual de vigentes, como lo han sido siempre.

Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción (la voluntad humana); mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna (la voluntad de Dios). Gálatas 6,8. Todo aquel que se aparta del camino de la piedad, cae muy pronto en la oscuridad de sus propios pensamientos. En medio de esta oscuridad uno puede creer que piensa, dice o hace lo correcto, pero en realidad resiste la voluntad de Dios.

Todo aquel que se aparta del camino de la piedad, cae muy pronto en la oscuridad de sus propios pensamientos

En esto hay una fatal soberbia, cuando uno mismo pone sus pensamientos por encima de los pensamientos de Dios. A menudo, la razón de esto es la cobardía y el temor a lo que las demás personas pueden pensar. Uno cede ante las tendencias contemporáneas. El razonamiento humano sustituye las leyes de Dios. La soberbia sustituye la humildad, y el hombre se ha hace señor y juez sobre las Escrituras. La razón de esto casi siempre es: «¡No juzgarás!» sin embargo, uno no se da cuenta, que usa la misma frase para acosar y juzgar a aquellos que quieren obedecer a la Palabra de Dios. En la carta de Pablo a los Romanos, en el capítulo 1 al 3 podemos leer qué es lo que nos caracteriza según nuestra naturaleza pecaminosa – la verdadera naturaleza humana. El trágico resultado que se produce es porque las personas cambian la verdad de Dios por la mentira, y honran y dan culto a las criaturas antes que al Creador. Romanos 1,25. Pablo concluye esto diciendo: No conocen camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos. Romanos 3,17-18

La ley sobre la propiedad intelectual, el cristianismo rígido,  una vida estancada en la auto-satisfacción, son expresiones que provienen de la falta de piedad, de temor de Dios. Esto es un ser espiritual contra-corriente, que considera a sus semejantes con un ojo crítico.

El verdadero temor de Dios es y será siempre actual y moderno, si lo entendemos correctamente. Este conlleva en sí promesas eternas. Está escrito que es el principio de la sabiduría, la cual necesitamos para amar y honrar a Dios y su voluntad. El temor de Dios crea una renovación y una creatividad. El temor de Dios nos hace personas espiritualmente ágiles y fuertes, que pueden resistir las corrientes humanas, de la misma manera que el salmón resiste los rápidos en un rio. El temor de Dios nos hace personas firmes que pueden soportar la base de la verdad tal como se expresa en la Palabra de Dios. El temor de Dios también nos hace personas compasivas y sacrificadas que trabajan en beneficio y para alegrar a su prójimo.

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.

Síguenos