Ir al contenido

El centro de gravedad espiritual

¿Qué te atrae durante el día?

¿Dónde está tu centro de gravedad?

Es un hecho, un imán de mayor tamaño atraerá a otro de menor. El campo magnético de la tierra hará que la aguja de la brújula apunte hacia el norte o el sur. Un gran témpano de hielo en clima tranquilo atraerá a los barcos cercanos hacia él, etc. El centro de gravedad en estos ejemplos está en la tierra y en el témpano de hielo, y por eso los objetos más ligeros sucumben frente a los más pesados. Los cuerpos celestes también están en una condición de magnetismo mutuo, están controlados por las fuerzas gravitacionales, es por esto que los cuerpos más ligeros están obligados a seguir los más pesados en sus órbitas.

El tesoro es un centro de gravedad espiritual. El corazón siempre es atraído hacia este tesoro. Y si tu tesoro está fuera de ti, te desplazarás allí donde esté. Sin embargo, si el tesoro está dentro de ti mismo, no serás sacudido por los factores externos, sino que estarás contento cual sea tu destino ya sea en necesidad, pobreza y aflicción o bien en abundancia..

Involuntariamente atraído hacia el exterior

El centro de gravedad de un avaro se encuentra fuera de él mismo – en el dinero. Cuando este centro de gravedad está sometido a cambios y fluctuaciones constantes, entonces sigue de cerca a lo largo de todos estos altibajos. Su único pensamiento es reunir más para sí mismo. Si fuera físicamente posible almacenar el tesoro en el corazón, entonces lo habría hecho. Todas sus acciones están motivadas por su deseo de dinero, dinero y más dinero.

Una persona vanidosa tiene su centro de gravedad en la moda. Cuando la moda cambia, la sigue. Todo lo elegante alegra su corazón. Lo pasado de moda, de mala calidad y sencillo es casi un asco. Todas las fuerzas magnéticas apuntan en dirección a la vanidad.

Lo mismo sucede con el glotón, el borracho, el ambicioso y el adúltero. Su centro de gravedad está fuera de sí mismos, e involuntariamente son atraídos hacia este centro de gravedad – hacia el exterior. «Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.» Mateo 6,21.

La sabiduría – un centro de gravedad interno

La sabiduría es un tesoro, un centro de gravedad, un polo magnético, que también produce atracción hacia sí. Cristo es la sabiduría de Dios, y todos son atraídos hacia Él. Todas las personas han experimentado su poder de atracción. El ambicioso, el altivo, el glotón, el borracho, el vanidoso y el adúltero también han experimentado la fuerza de la gravedad de la sabiduría que los ha atraído, en un intento por liberarlos de la fuerza de gravedad a la que están atados, la fuerza de gravedad del pecado y de la muerte. Los que creen y se dejan liberar reciben la sabiduría como su centro de gravedad, y se quedan unidos a esta – unidos a la fuerza de gravedad de Cristo.

El que es asido de la sabiduría debería reducir sus pedidos y purificarse a sí mismo. La sabiduría se adquiere en nuestros tiempos de quietud, y la disciplina brinda sabiduría.  La circuncisión del corazón produce por lo tanto, que uno es liberado de todas las fuerzas de gravedad externas por esta nueva fuerza de gravedad que ahora está en lo profundo del corazón.

Como resultado, crece nuestra estabilidad y nuestra dignidad tanto para Dios como para los hombres. El anhelo hacia la sabiduría libera las inclinaciones del corazón en todas las demás direcciones. Cristo, la sabiduría de Dios, habita en nuestros corazones por la fe. El centro de gravedad por lo tanto ya no está fuera de nosotros, sino en nosotros mismo. Salomón, porque eligió la sabiduría, recibió riquezas y una larga vida. Sirácides dice, que todas las cosas buenas le suceden a aquellos por causa de la sabiduría. Esto también es muy cierto, cuando todas las cosas son creadas por y para la sabiduría. Todo gira en torno a la sabiduría, por ella los gobernantes reinan, y todos los enemigos de Cristo son puestos por estrado de sus pies. Llegarás por lo tanto al deseo de compartir todas las glorias que acompañan la sabiduría, entonces harás la sabiduría el centro de gravedad en tu vida.

Toda búsqueda de ganancia es incredulidad, uno tiene el centro de gravedad fuera de sí mismo. En el centro de gravedad de la sabiduría desaparece toda ansiedad, allí hay completa quietud y reposo; pero cuanto más nos alejamos de la sabiduría, hay más ansiedad, mayor intranquilidad y más movimiento.

Tu centrum gravitatis

A bordo de todo buque hay un punto imaginario, llamado centrum gravitatis (centro de flotación). Este punto es inmóvil durante cualquiera de los movimientos del barco, movimientos de tambaleo o bien vaivén de un lado a otro. Si quiere evitar el mareo, debes moverte lo más cerca de este punto. Este punto sigue el curso del barco a través del mar, pero permanece inmóvil en cuanto a la nave misma.

Asimismo sucede en el sentido espiritual. Si quieres evitar los grandes movimientos, que crean sobre ti intranquilidad y sufrimiento en el cuerpo y la mente, entonces busca el centro, donde puedes encontrar el reposo de Dios. Este centro está dentro de ti mismo conjuntamente con Jesucristo. Del mismo modo que el barco es levantado y mecido por las olas, también nosotros somos levantados y mecidos por el destino y los acontecimientos, pero el centrum gravitatis reposa seguro  y tranquilo, mientras el barco se sacude y balancea en el mar.

Podemos imaginarnos, que del mismo modo que toda gravedad converge en este centro, toda fuerza de atracción debiera emerger desde este punto – y luego volver. Entonces se vuelve un punto de fuerza inmóvil, que mantiene todo unido en su mano invisible. Del mismo modo la sabiduría mantiene todas las cosas unidad en su mano invisible. Sin embargo, mientras más uno se aleje de esta sabiduría, mayores son los movimientos. Hay más desilusión, enojo, afrenta y muchas otras cosas desagradables en cantidad. Todo esto cesa en el centro.

Un centro glorioso: La sabiduría y el poder de Dios. Bienaventurado todo el que llegue a esta fuerza de gravedad del reposo, aquel que tiene todas sus fuentes en Él. Recibirá todo por añadidura.

Nuestro centro de gravedad debe estar allí, donde Cristo también lo tiene. Este es el reposo, en el sentido más profundo de la palabra.
¿Dónde está tu centro de gravedad? ¿Dónde apuntan las fuerzas magnéticas de tu corazón?

Esta es una versión editada del artículo «El centro de gravedad espiritual», que fue publicado originalmente en Noruega en la edición de la iglesia «Skjulte Skatter» («Tesoros Escondidos») en enero de 1924.
© Copyright Editorial Stiftelsen Skjulte Skatter

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.

Síguenos