Ir al contenido

Dispuesto en la brecha

En los noticieros vemos a personas valientes que arriesgan todo luchando por su libertad y derechos. Sin embargo, ¿cómo me enfrento a la lucha espiritual contra el mal y la traición?

En los noticieros vemos a personas valientes que arriesgan todo luchando por su libertad y derechos. Sin embargo, ¿cómo me enfrento a la lucha espiritual contra el mal y la traición?

Las imágenes en la TV de luchadores idealistas por la libertad y protestantes vistas recientemente en la plaza de Taksim en Estambul y anteriormente en la plaza de Tahir en el Cairo, han dado la vuelta al mundo y han inspirado a miles de personas. La lucha a favor de los derechos humanos, la libertad y la libertad de expresión es importante, y muchas personas valientes arriesgan mucho hoy en día, para arrebatarle y defender estos derechos frente a lo que ven como el abuso de poder de los gobiernos y sus líderes.

Una protección contra el pecado y el poder de Satanás

Pero al mismo tiempo hay otra lucha que se lleva a cabo, que es menos conocida, pero más importante. Esta lucha se lleva a cabo en la vida de cada individuo, y podemos leer acerca de esta en Ezequiel 22, 30 «Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.»

¡Puedo hacer la diferencia, levantando un muro en mi propia vida!

Dios no encontró a ningún hombre que quisiera ponerse en la brecha a favor de la tierra. Él buscó a hombres y mujeres con un corazón ardiente por Dios y las personas que tenían a su alrededor. Personas con un anhelo ferviente a proteger, ayudar y fortalecer a los débiles y oprimidos. Pero primeramente a personas que en su propia vida, y sus propios pensamientos habían levantado un muro fuerte para defenderse del pecado y el poder de Satanás. Un muro contra todo el mal que quería tomar el poder en sus vidas. Un muro contra la envidia, la mentira y las murmuraciones. Un muro contra la sospecha, falsedad e impureza.

¿Quiero seguir a Jesús?

Hay muchos pensamientos y espíritus que buscan recibir poder en la vida de una persona. ¿Estoy dispuesto a levantar este muro en mi propia vida, y a disponerme en la brecha y luchar contra tales pensamientos que hay en mí? ¿Estoy en esta lucha? Está escrito acerca de Jesús que ofreció ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte (Hebreos 5,7). El luchó contra la injusticia en su propia carne, y obtuvo una victoria perfecta, ¡y con esto abrió el camino con las mismas posibilidades para ti y para mí! ¿Quiero seguirle en esto aquí? ¿Quiero disponerme en la brecha y luchar contra los poderes espirituales del mal que tratan de dirigir mi vida y la de las personas a mí alrededor?

¡Piensa en la envidia, la murmuración, la sospecha y la mentira, piensa lo destructivo  que son estos pensamientos y poderes en las personas! ¡Piensa que aquí puedo hacer la diferencia, levantando un muro en mi propia vida, y en el poder de Dios luchar contra aquellos pensamientos que quieren levantarse y recibir poder en mi mente! ¡Al levantar un muro fuerte con temor de Dios, agradecimiento y fidelidad, puedo también ser una protección para las personas a mi alrededor! Las personas que hacen esto tienen un valor incalculable, y a través de su vida pueden realmente ser un defensor del pueblo y el país, más allá de lo que nosotros mismos entendemos.

 

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.

Síguenos