Ir al contenido

Dejar que la palabra de Dios parta alma y espíritu

Me di cuenta de que podía vivir una vida cristiana aparentemente buena sin estar continuamente conectado con el Espíritu Santo.

Como joven cristiano, escuché el evangelio de victoria sobre el pecado y recibí fe de que era posible para mí. Comencé a tener una comprensión más profunda del cristianismo y de cómo podía vencer todo el pecado consciente en mi vida. Decidí seguir fielmente los pasos de Jesús y convertirme en un discípulo de corazón entero. Pasaron los años. Tenía un trabajo interesante, y en mi tiempo libre participé en actividades en la iglesia. La vida cotidiana llegó con el mismo tipo de circunstancias, tentaciones y tribulaciones que la mayoría de las personas experimentan.

¿Un discípulo que no puede escuchar al Espíritu?

En todas estas situaciones de la vida, me quedó claro que puedo vivir una vida cristiana aparentemente buena y decente como persona de alma, lo que significa que me guío por la razón, los sentimientos, las costumbres y los hábitos humanos sin que mi espíritu humano esté en conexión continua con el Santo espíritu. Solo puedo seguir a Jesús como un discípulo cuando soy guiado por el Espíritu Santo. Cuando entendí esto, realmente llegué a necesidad.

Me pregunté: ¿Soy sólo una persona del alma, que deja que los sentimientos tomen el control y dicten, y que no puede escuchar la voz del Espíritu Santo? Sabía muy dentro de mí que mi llamado es ser una persona dirigida por el Espíritu Santo. Mi propio espíritu debe ser capaz de comprender la voz del Espíritu Santo; mi alma, mi razonamiento y mis sentimientos humanos, no pueden ser el punto central de mi vida.

En mi necesidad oré y recibí guía y ayuda de Dios, para que mi espíritu pudiera estar completamente libre de los pensamientos, sentimientos e influencias de mi alma. Egoísmo, necesidad de estar en lo correcto, ofenderse cuando no me escuchan, búsqueda de atención, insatisfacción cuando no se observan mis “opiniones inteligentes”, todo esto pertenece a mi vida interior, que está corrompida y controlada por sentimientos y razonamiento humano, que me impiden escuchar la voz del Espíritu Santo.

Quiero hacer la voluntad de Dios sin interrupción, con todo mi corazón, y conocer sus pensamientos. Entonces tengo que dejar que el Espíritu Santo me guíe, Así que pueda encontrar las tareas que Dios ha preparado para mí. Realmente quiero vivir esta vida, que está llena de significado y alegría.

La solución para la victoria sobre una vida de altibajos

En mis tareas diarias, estoy tentado a vivir por mi estado de ánimo y mi estado emocional. Por ejemplo, cuando tengo la tentación de sentirme insatisfecho en mis circunstancias o en la vida que Dios me ha dado. Pero en el momento de la tentación, ciertamente debo resistir todos los pensamientos inútiles que surgen de mi carne y, tal como lo hizo el apóstol Pablo, decidir con firmeza que estoy crucificado con Cristo. Ya no vivo, pero Cristo vive en mí. (Gálatas 2,19-20; 1 Pedro 5,8-9) Ya no soy dueño de mí mismo; No soy el “autor” de mi vida, pero pertenezco a él que me ha despertado de la muerte a la vida.

He experimentado que cuando declaro que estoy crucificado con Cristo, comienzo a resistir al diablo. Entonces él huye con sus malvados planes (Santiago 4:7), y al mismo tiempo yo obtengo el poder de Dios para luchar y vencer sobre pensamientos egoístas, ofenderme, pensamientos de honor y amargura. Entonces el Espíritu Santo me muestra el camino de salvación que Dios ha planeado para mí, el camino en el cual puedo encontrar mi propia vida y llevarla a la muerte. “El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.” Juan 12:25.

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.” Romanos 8:14. Continuaré siendo guiado por el Espíritu Santo. Sé que él siempre me muestra qué sacrificar, y al obedecerlo, vivo como un cristiano espiritual que permite que la palabra de Dios parta alma y espíritu. La Palabra de Dios es juez de los pensamientos y consejos de mi corazón. (Hebreos 4,12)

Cuando surgen esos pensamientos de ansiedad y los sentimientos son negativos, simplemente obedezco la Palabra: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.”. Filipenses 4: 6. Cuando presto atención a la Palabra, oro fervientemente por ayuda y odio esos pensamientos negativos, entonces realmente pierden su poder y la espada (la Palabra de Dios) ha hecho su trabajo. Pablo oró para que Dios cumpla en lo Tesalonicenses, con todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder, para que el nombre del Señor Jesucristo pudiera ser glorificado en ellos. (2 Tesalonicenses 1: 11-12) Este es también el anhelo de mi corazón.

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

Estoy crucificado con Cristo

Este libro está basado en lo que Pablo escribe en Gálatas 2,19-20: «Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.» Aquí Elías Aslaksen explica lo que esto significa, y cómo el lector puede tener el mismo testimonio que Pablo en su propia vida.

Síguenos