Ir al contenido

¿Cuál es el verdadero significado de ser manso?

Jesús era manso y humilde de corazón, sin embargo, él sacó a los cambiadores de dinero del templo con un celo y una ira justa. Entonces, ¿qué significa realmente ser manso?

Jesús dijo: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.”  Mateo 5:5.

La palabra manso a menudo puede venir con connotaciones negativas. Puede ser que la gente vea ser manso como una alfombra de puerta, para que la gente camine por encima. De hecho, un diccionario lo define como “sumamente sumiso o complaciente; sin ánimo; domado.” Sin embargo, Jesús mismo es descrito como manso, y sabemos que el hombre que desafió a los fariseos, volcó las tablas de los cambistas en el templo, y que nunca retrocedió al blandir la verdad como una espada de dos filos, nunca podría ser descrito como sin espíritu o domado. Así que, si queremos heredar la tierra, necesitamos aprender a entender lo que realmente significa ser manso.

En el siguiente artículo, Elias Aslaksen señala la gran diferencia entre ser manso y ser tímido, y por qué uno es una virtud, y uno es un vicio:

Mansos y tímidos son opuestos

Ser manso nunca debe confundirse con ser tímido. ¡Un espíritu tímido es exactamente lo opuesto a un espíritu manso! La tranquilidad que acompaña la mansedumbre es el resultado de la confianza de uno en el Señor, mientras que la tranquilidad de la timidez es el resultado de la falta de confianza en uno.

Tampoco debemos ser llevados a pensar que una persona mansa siempre está tranquila. Él es tranquilo cuando debe estar tranquilo: cuando es injuriado o tratado injustamente; cuando otros pierden su temperamento; cuando estos charlan sobre esto y aquello; cuando ellos luchan por su propio beneficio y ventaja, etc…- pero no cuando él debe presionar a Dios con grandes gritos por ayuda; no cuando va a clamar a Dios tanto de día como de noche, o cuando levante su voz como una trompeta para declarar al pueblo de Dios sus transgresiones (Isaías 58: 1); o cuando tiene que defender las verdades del evangelio abiertamente; o arrancar al cordero de las fauces del león.

La naturaleza divina tiene dos lados. Es tranquila cuando es adecuado para estar tranquilo, y puede tronar como el sonido de truenos y relámpagos cuando es adecuado para hacerlo. La naturaleza pecaminosa también tiene dos lados. Es bulliciosa cuando debe estar tranquilo, y es tranquila y tímida cuando debe gritar con toda su fuerza.

Ser manso conduce a la salvación

“Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.” Números 12: 3. Sin embargo, al ver el becerro y las danzas el arrojó las tablas de sus manos y las quebró. (Éxodo 32:19) Jesús, que nos rogó que aprendiéramos mansedumbre de Él, ardía con tanto celo que volcó las mesas de los cambistas y los echó del templo con un azote. (Juan 2: 13-17) No andes buscando mansedumbre en tales situaciones. Podemos estar seguros de que está presente en la vida de las personas espirituales; pero en ocasiones como esa, otros atributos divinos son más prominentes por la sencilla razón de que son más apropiados.

Debemos recibir con mansedumbre las palabras implantadas en nosotros. (Santiago 1:21) Cuando la palabra nos juzga y nos castiga; cuando divide entre el alma y el espíritu, y las coyunturas y los tuétanos; cuando nos aplasta y nos humilla; cuando nos quita; cuando nos pone al descubierto – entonces es vital estar callado y manso y admitir que la palabra es correcta. ¡Entonces tenemos que mantener la boca cerrada en lugar de responder, defendernos y perdonarnos a nosotros mismos! Entonces seremos conducidos más lejos en el camino de la vida; seremos cada vez más embellecido con la salvación, paso a paso.

 

Este artículo está traducido del noruego, y fue publicado por primera vez como parte del libro “The Way of Life”(El Camino de Vida) en enero de 1935. Se ha adaptado a este formato. © Derecho de Autor Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

Ser Cristiano

Ser Crsitiano es una vida mucho más profunda que sólo orar para que Jesús entre en nuestro corazón y creer en el perdón de pecados. Es una vida en desarrollo y crecimiento en lo que es de Cristo. Este libro presenta de forma muy clara y simple lo que es fundamental en una vida cristiana.

Síguenos