Ir al contenido

¿Cómo puedo ser salvo?

En la Biblia está escrito acerca de la salvación. Pero, ¿Qué es esto? ¿Cómo puedo ser salvo?

En la Biblia está escrito acerca de la salvación. Pero, ¿Qué es esto? ¿Cómo puedo ser salvo?

«Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación.» 2 Corintios 7,10.

Ser salvo por arrepentimiento

Este verso nos habla muy claro cómo podemos ser salvo. Cuando me arrepiento y convierto, entonces soy guiado a la salvación. Convertirse quiere decir alejarse del pecado y los deseos de este mundo, y volverse a Dios. La tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, pero en el mismo verso Pablo escribe que la tristeza que proviene del mundo produce muerte. Esta es la tristeza que surge cuando uno quiere más de lo que este mundo tiene para ofrecer. Es una tristeza a causa de mi pecado y carencia en todo lo que respecta a Dios: bondad, amor, mansedumbre, paciencia, etc.

El primer fruto de la conversión es el perdón de pecados. Cuando esta conversión nace de una tristeza que es según Dios, entonces debo tomar una decisión consciente y terminar con mis viejos hábitos pecaminosos y empezar a buscar las cosas que provienen de Dios.

Ser salvo a través de victoria sobre el pecado

«Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.» 1 Pedro 2,1-2.

En muchos casos cuando las personas «se convierten», por desgracia es sólo un cambio en la vida social, cuando debiera ser un verdadero cambio de actitud. Es una carencia de la necesidad de la Palabra, de la leche espiritual no adulterada, una falta de crecimiento en la piedad, porque la tristeza no es según la voluntad de Dios. La necesidad y la tristeza para estas personas tienen que ver más con su condición terrenal, y las consecuencias de su pecado. Es una carencia de verdadero reconocimiento sobre el propio pecado y deseo de ser salvo de este. Como resultado estas personas les gusta escuchar sobre el perdón de pecados, sin embargo ellos no tienen apetito por la palabra de verdad que es la que los puede guiar a una vida en victoria sobre el pecado. Por esta razón es que gran parte de las predicaciones en las asambleas cristianas se centra más en el perdón de pecados, que en una vida en victoria sobre el pecado.

Dos caminos hacia la salvación

Entonces vemos que hay dos caminos hacia la salvación. Esta el perdón de pecados, que recibo en el momento que me convierto, y está el camino para ser liberado del pecado, de tal manera que vivo una vida en victoria y me desarrollo en la virtudes de Cristo – los frutos del espíritu, como leemos en Gálatas 5, 22-23. La pregunta es que si no tengo el anhelo o el interés por este segundo camino, ¿Tengo la seguridad que he recibido perdón de pecados, que realmente me he arrepentido de mis pecados y convertido?

Queridos lectores, si notas que el espíritu de Dios trabaja en ti una convicción sobre el pecado (Juan 16,8) entonces no tienes que recibir esto superficialmente. Deja que el Espíritu haga un juicio y pueda crear una necesidad en ti a causa del pecado, además de la creación de una verdadera tristeza que es según la voluntad de Dios y que puede conducir a un verdadero arrepentimiento. Entonces podrás ser libre y recibir más alegría y gozo de lo que puedes imaginar.

Principales enseñanzas

Descubre cómo la Palabra de Dios nos desafía y nos prepara para vivir 100% según su voluntad, de modo que ya no necesitamos caer en el pecado, sino que podemos llegar a una vida en victoria.

Descargar E-books gratis

La gracia en Cristo Jesús

«Al pensar en la gracia, piensa uno prácticamente sólo en lo que es el perdón; y puesto que todos hemos pecado, necesitamos pues de la gracia.» Así comienza Sigurd Bratlie este libro sobre la gracia. Sin embargo, continúa describiendo en detalle que la gracia en Cristo Jesús significa mucho más que perdón. También significa verdad y ayuda. Nos enseña a no pecar, de modo que podamos ser completamente libres para vivir una vida en victoria que conduce a la perfección.

Síguenos